Redacción

Este 14 de noviembre se conmemora el Día Mundial de la lucha contra la Diabetes, una de las enfermedades de mayor incidencia y prevalencia en el mundo. Buscando dar visibilidad a la prevención, diagnóstico oportuno y atención integral de esta enfermedad, desde 2021 y hasta 2023 el tema principal para la conmemoración será “Acceso a la atención de diabetes”, resaltando la importancia de que los pacientes cuenten con el soporte y cuidado necesarios, así como un llamado a que las autoridades de salud puedan incrementar los esfuerzos para su prevención y atención.

En México, la diabetes representa un problema de salud pública; según datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), se estimó que en 2018 había aproximadamente 8.6 millones de personas con diagnóstico previo de diabetes, además de que durante 2020 se registraron 151,214 muertes en todo el país asociadas a este padecimiento.

Además de las complicaciones que esta afectación podría traer para la salud, la diabetes ha representado uno de los padecimientos con mayor riesgo para las personas que sufran algún contagio ocasionado por el virus COVID-19. Esto no significa que las personas con diabetes pudieran contraer el virus con mayor facilidad, pero sí tener complicaciones más severas en caso de haberse contagiado. Además, de acuerdo con datos de la Secretaría de Salud, en 2020 el 37% de las defunciones por COVID-19, estuvo asociado con algún tipo de diabetes, lo que representó aproximadamente 8,356 decesos.

Ante este panorama, resulta de suma importancia contar con una atención integral que permita a las personas conocer más acerca de esta enfermedad, tener un diagnóstico oportuno y contar con acceso a los tratamientos necesarios para el control de la diabetes, especialmente para quienes tienen factores de riesgo como puede ser el tener sobrepeso u obesidad, antecedentes familiares de diabetes, prediabetes, e incluso tener más de 45 años.

De acuerdo con el National Institute of Health, las principales recomendaciones para prevenir este padecimiento se centran en llevar un estilo de vida saludable, esto incluye seguir un plan de alimentación reducida en grasas y azúcares, realizar ejercicio de manera constante y llevar un control de peso. Se ha encontrado que perder entre 5% y 10% de peso, así como mantener una alimentación balanceada podría favorecer a la prevención de la diabetes, e incluso controlarla en caso de que ésta ya se haya diagnosticado.

Resulta también importante que las personas conozcan algunas pruebas diagnósticas que permitan conocer niveles anormales de glucosa en la sangre, como son los exámenes de glucosa sanguínea o la prueba de hemoglobina glucosilada, así como también la necesidad de contar con un manejo integral para la diabetes en el que los pacientes puedan tener un control sobre los niveles de glucosa y un soporte nutricional en caso de requerirlo.

Como parte de los principales retos para la atención de este padecimiento en nuestro país, resulta importante impulsar la capacitación de médicos que atiendan de manera integral la enfermedad, en conjunto con el soporte para que se ofrezcan tratamientos multidisciplinarios a los pacientes.

Dado que la diabetes es una enfermedad crónica y progresiva, resulta necesaria la continua búsqueda de nuevas opciones que mejoren su panorama a nivel mundial. MSD reafirma su compromiso y esfuerzo por fortalecer la atención a pacientes a través de la investigación, constante búsqueda, innovación y desarrollo de nuevas alternativas de tratamiento que permitan mejorar el control de esta enfermedad alrededor del mundo.

Comentarios de Facebook