Patricia Guillén

Luego del cierre total de la actividad comercial por tres meses debido al Covid-19, este 1° de julio cerca de 900 hoteles y moteles, además de 3 mil 500 restaurantes ya se han preparado para reabrir sus puertas en la Ciudad de México.

Ante el cambio de semáforo epidemiológico, el titular de la Secretaría de Turismo capitalina, Carlos Mackinlay dijo estimar cerca de 350 mil personas las que reinicien sus labores en los dos mayores giros de la actividad turística.

El funcionario llamó a los restauranteros y hoteleros a cumplir con las medidas de higiene, protocolos acordados y los aforos establecidos, toda vez que por 15 días consecutivos llevarán el registro de los indicadores de contagios y hospitalizaciones y si subsisten las altas cifras, tendrán que dar marcha atrás en la reapertura.

Mackinlay advirtió la importancia del cumplimiento del respeto a los aforos y de los protocolos de sanidad, higiene, manejo de las medidas de salud, así como de sana distancia y de medidas de prevención para evitar que haya nuevos contagios. Citó el caso de distintas ciudades a lo largo del mundo que, después de haber levantado los confinamientos, se vieron obligadas a volver a cerrar y/o a limitar drásticamente sus aforos.  

Enfatizó que en este momento la apertura busca esencialmente recuperar la actividad económica después de tres meses de confinamiento.

En virtud de lo anterior, descartó que en estos momentos sea necesario iniciar campañas y programas de promoción del destino Ciudad de México, mismas que deberán implementarse en momentos posteriores y que se encuentran ya en fase de preparación con el conjunto de la iniciativa privada turística.

Al hacer un recuento desde que inició el confinamiento, comentó que a partir del 1° de abril, el porcentaje de ocupación hotelera registró un descenso de más del 95 por ciento, y solo algunos establecimientos de hospedaje recibieron durante la fase de sana distancia y en el semáforo rojo a turistas varados, personal médico, tripulaciones aéreas y empleados de los sectores esenciales. En lo que se refiera a los restaurantes, éstos cerraron sus puertas, manteniendo abiertos solamente el servicio a domicilio.

El titular de Turismo en la capital del país recalcó que los hoteleros y restauranteros cumplieron con su promesa de no desemplear a su personal y por el contrario, buscaron esquemas flexibles de trabajo para seguir  llevando un sustento a sus hogares.

Y en cuanto a los demás servicios turísticos como son los museos, teatros, recintos para congresos y convenciones, transportación turística y otros, comentó que abrirán paulatinamente en las siguientes fases, cuando así lo determine el Gobierno de la Ciudad de México.

Comentarios de Facebook