Nancy Fuentes Juárez

Con el ánimo de apresurar la revolución de la movilidad aérea avanzada y transformar el transporte de pasajeros, logístico e incluso sanitario, Alauda ꟷel primer fabricante de coches eléctricos voladores de alto rendimiento en el mundo y fundador de Airspeederꟷ se unió a Watch Company (IWC) Schaffhausen, manufacturera relojera líder desde 1968.

Proyecto que reúne a mentes brillantes

Desde su sede técnica en el sur de Australia, el proyecto Airspeeder ha reunido a algunas de las mentes más brillantes del mundo de la aviación, las carreras de coches y la ingeniería automovilística de alto rendimiento. Diversos equipos de ingenieros, especialistas y pilotos se han dado a la tarea de crear ideas innovadoras que rebasan los límites de la excelencia técnica y al mismo tiempo contribuyen a mejorar el futuro.

“Es fantástico dar vida a la atrevida visión de Pearson. El equipo de Airspeeder está formado por verdaderos pioneros de la aviación que reúnen dos de las cosas más cercanas al corazón de IWC… siempre nos hemos inspirado a quienes se atreven a soñar, nos enorgullece colaborar en un esfuerzo que tendrá un impacto tan progresivo en la sociedad”, expresó Christoph Grainger-Herr, CEO de IWC, en un comunicado.

Por su parte, Matt Pearson, quien dirige Alauda y fundó Airspeeder comentó: “IWC ha fomentado los sueños y cultivado la innovación. Igual que nosotros, miran más allá del horizonte para  ver  algo  diferente,  más atrevido e inventivo. Tanto si el resultado es un reloj de bello diseño como si se trata de un coche volador revolucionario,  todos  confiamos  en el esfuerzo humano y técnico para que se produzca un cambio verdaderamente impactante con pasos tecnológicos de gigante. Estoy impaciente por ver lo que podemos lograr juntos”.

Aeronaves increíbles

Airspeeder desarrolló su primer prototipo de eVTOL (Vehículo eléctrico de despegue y aterrizaje vertical) de alto rendimiento a pequeña escala en el año 2017, desde entonces ha seguido depurando su diseño mediante el modelado y la simulación por ordenador y con pruebas exhaustivas. El vehículo más nuevo es el Mk3, el primer coche de carreras volador eléctrico totalmente funcional en el mundo y que recientemente realizó sus primeros vuelos de prueba sin piloto y controlado a distancia, en Australia.

“La ejecución con éxito de estos vuelos significa que los Grandes Premios de coches voladores eléctricos sin tripulación tendrán lugar este año en tres escenarios internacionales que se revelarán próximamente”, se lee en el website de Airspeeder.

Airspeeder está construyendo toda una parrilla de los Mk3 pilotados a distancia, con vistas a las competiciones de vehículos teledirigidos de este año. Para 2022, se prevé lanzar el Mk4 con el objetivo de arrancar la temporada inaugural de vehículos tripulados; varios pilotos de élite ascenderán al cielo para competir mientras se mueven por pistas de carreras diseñadas electrónicamente en el aire sobre algunos de los paisajes más increíbles del mundo.

Las carreras aéreas se realizarán en pistas creadas electrónicamente y se transmitirán a todo el mundo vía streaming a fin de minimizar el impacto medioambiental de una infraestructura y logística más complejas.

Seguridad garantizada

Estas veloces naves, cuya estética evoca  los coches deportivos de la década de 1950 y de los drones de carreras, incorporan un diseño de helicóptero de ocho palas, brazos de rotor con perfil aerodinámico, compuestos de fibra de carbono vanguardistas y la última tecnología de baterías para vehículos eléctricos. Los nuevos avances en seguridad se han alcanzado gracias a una serie de tecnologías y elementos de ingeniería nunca antes usados en una nave eVTOL e incluyen los sistemas anticolisión LiDAR y Radar, que crean un “campo de fuerza virtual” alrededor de la nave para asegurar la proximidad en las carreras sin poner en riesgo la seguridad.

Futuro prometedor

Este tipo de movilidad reforzada por  la  tecnología  del  futuro,  se transformará en movilidad urbana por aire y podrá aplicarse a operaciones logísticas y sanitarias globales con una solución de vehículo eléctrico (EV)  de bajas emisiones.

Comentarios de Facebook