Por Patricia Guillén

De acuerdo con el presidente del CNIB, en México es más común encontrar productos balísticos en nichos comerciales o para uso diario que hace 10 años no se pensaba. Hoy un vidrio blindado se emplea en joyerías, establecimientos de empeños, tiendas de celulares o perfumería fina, entre otros.

Es importante mencionar que los comercios (de todo tipo) con mayor incidencia delictiva en la Ciudad de México son los ubicados en las alcaldías de Miguel Hidalgo (24.8%), Cuauhtémoc (22.7) y Venustiano Carranza (21.7); con ilícitos de asalto, robo y extorsión, según datos de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) de la Ciudad de México.

Por situaciones como la anterior, en nuestro país, las empresas especialistas en blindaje arquitectónico han colocado en los últimos siete años más de 2 mil 500 metros cuadrados de blindaje (cristal blindado, policarbonato balístico y anti vandálico, así como acero balístico), para hogares, oficinas y negocios como instalaciones estratégicas, joyerías y tiendas departamentales. 

Otro ejemplo de diversidad para la seguridad personal, son los portafolios blindados para ejecutivos que necesiten sentirse protegidos o las mochilas blindas que utilizan niños que habitan en zonas de alta incidencia de delincuencia organizada como Guerrero, Tamaulipas, Michoacán, Sinaloa y Jalisco, (principalmente por los tiroteos que llegan a registrarse).

Otro nicho comercial que ha incrementado el uso de vehículos blindados es el autotransporte de mercancías. Al respecto, la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar), refirió un aumento del 14% en los robos con violencia a unidades de transporte de carga, porcentaje superior al reportado por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

De enero a abril de este año, la incidencia delictiva aumentó 6% a nivel nacional respecto al año pasado, lo que significa que de 3 mil 899 delitos de robo de autotransporte en 2018, pasó a 4 mil 134 en 2019. Ante estas alarmantes cifras, varios transportistas optan por el blindaje de camiones.

En lo que va de 2019 –aseveró el directivo- se han acorazado 44 unidades, principalmente en los Niveles III, IV y V que protegen contra armas convencionales de calibres .22, .38, .45, 9 mm, .357 Mágnum, Mágnum .44 y subametralladoras de los mismos calibres, así como rifles militares AK-47, 7.62 x .39 FMJ/PB/FE e inferiores y AR-15, además de calibre 7.62X51 FMJ mm. Estimamos una producción de 200 unidades al cierre del presente año.

Prolifera en México blindaje basura

Fabricantes expertos alertan al consumidor ante oferta de productos etiquetados como blindado. Artículos de dudosa calidad y seguridad ponen en riesgo vidas de los usuarios.

En México ha proliferado una nueva modalidad de engaño en la venta de productos que se supone son de alta seguridad como el blindaje en todos sus rubros, pues se ofrecen vehículos, prendas, inmuebles o cristales que no cumplen con los requisitos mínimos de resistencia balística y/o las empresas fabricantes o comercializadoras no cuentan con los permisos oficiales expedidos por las autoridades correspondientes. Hoy se dice que existen aproximadamente 6 mil compañías en todas sus modalidades de seguridad privada que trabajan de esta manera.

A decir de Gabriel Hernández Baca, presidente de la Comisión Ejecutiva del Consejo Nacional de la Industria del Blindaje (CNIB), organismo de empresas privadas que ostenta más del 50% de participación del mercado interno, muchos usuarios se acercan a compañías bien establecidas luego de que en algún momento se enfrentaron a situaciones de vulnerabilidad y sus productos blindados simplemente fallaron.

“Los usuarios que buscan mantener al día tanto sus vehículos y chalecos blindados así como los conceptos blindados (ventanas, puertas, esclusas) que tienen instalado en sus casas, oficinas, tiendas, joyerías, etc., se llevan muchas sorpresas: aceros no balísticos empleados en automotores, fibras caducas en chalecos o simples micas en vidrios, etc. Aunado a ello, cuando se busca la reclamación, la empresa no cuenta con ningún permiso y menos con alguna certificación de calidad o de seguridad, refiere el titular del CNIB.

Daniel Portugal, tesorero y presidente de la Comisión de Fabricantes de Vidrios Blindados del CNIB, refiere que lastimosamente muchos vivales han aprovechado la situación de inseguridad que vive nuestro país para ofrecer productos milagro en materia de blindaje automotriz, corporal, arquitectónico o táctico. Estos artículos lo único que sí aseguran es que fallarán en una situación de ataque, pues no poseen el mínimo porcentaje de resistencia balística. Además de dinero, el usuario puede perder la vida ante un ataque de la delincuencia que sí está bien armada, añade el directivo.

Al respecto, el Consejo Nacional de la Industria del Blindaje (CNIB) recomienda solicitar a la empresa blindadora, al momento de la compra: Permiso federal (para que a su vez entregue permiso de blindaje adquirido).

Comentarios de Facebook