Diego Ríos

La planta de San José Chiapa, en el estado de Puebla propiedad de Audi México ha producido 700 mil unidades del Audi Q5, a casi cinco años de haber comenzado sus operaciones en territorio mexicano. En dicha planta se han producido más de 120 Audi Q5 especiales desde su inauguración en 2016, unidades en las que interviene un equipo de 15 especialistas que detallan y precisan cada componente bajo requerimientos específicos.

En este lugar de Puebla trabajan más de 5 mil 200 colaboradores que se encargan de alinearse a los estrictos estándares de Audi para la producción de un auto de las características del Audi Q5.

Ahí, en San José Chiapa, se cuenta con los cuatro procesos indispensables para la construcción de un auto: estampado, carrocerías, pintura y montaje. Se trata de una de las fábricas más modernas de Audi a nivel mundial, contando con un alto nivel de digitalización y automatización, conscientes de que, para producir un auto premium, se requiere un trabajo conjunto entre robot y el irremplazable talento humano.

Es por eso que, desde los inicios de la fabricación del Audi Q5, el personal recibió capacitación en Alemania con la finalidad de estandarizar los conocimientos técnicos. Traídos a tierras mexicanas de la mano de las tecnologías más avanzadas con respecto a la construcción de autos de primer nivel.

Por otra parte, la práctica técnica invita a que los colaboradores desarrollen habilidades de manera empírica y con ello alcancen un grado de perfección 100 por ciento manual.

La práctica constante en sus labores diarias, ha permitido a los colaboradores de Audi México incrementar sus facultades de revisión para asegurar la más alta calidad en el producto. Esto forma en ellos una cultura de perfección que se aprecia cuando el producto final cruza la línea del finish.

Por otra parte, dentro de la plantilla de colaboradores, existe un grupo específico de 15 especialistas que se dedican a la construcción y detallado de unidades especiales.

Éste adapta las unidades de serie bajo las especificaciones técnicas y visuales para alcanzar el nivel de personalización que requieren los clientes más sofisticados. Dentro de ellos, ducados o principados que han solicitado unidades a la planta de San José Chiapa.

Una prueba del avance de la mano de obra calificada es la rapidez y la precisión para producir los Audi Q5 especiales, ya que el tiempo de producción de estas unidades se ha optimizado hasta en un 30%, gracias a que la destreza de los colaboradores cada vez es mayor.

Adicionalmente, para presentaciones internacionales como los salones del automóvil en diferentes partes del mundo, los Audi Q5 tienen un plan de acabado y especificaciones altamente riguroso, en donde la intervención es 100 por ciento humana. Cada vehículo se ajusta a los requerimientos de acuerdo con el tipo de evento en donde serán exhibidos. Estos vehículos llevan un proceso muy complejo desde la solicitud, logística y elaboración debido a la personalización en el color del bordado de los componentes o el tipo de piel para los interiores.

Comentarios de Facebook