Redacción

Con más de cien mil espectadores tuvo lugar el Red Bull Show Run, encabezado por el piloto mexicano, Sergio “El Checo” Pérez, como un adelanto del Gran Premio de México que se llevará a cabo del 5 al 7 de noviembre.

En esta prueba que llenó de adrenalina la avenida Paseo de la Reforma, desde la Glorieta de la Diana Cazadora hasta la del Ángel de la Independencia, “El Checo” Pérez, piloto mexicano de la Escudería Red Bull, utilizó un monoplaza RB7 que ocupó la escudería del Toro Rojo en la temporada 2011 y que fue piloteado por Sebastian Vettel y Mark Webber.

“Este evento es uno de los más importantes para la ciudad porque representa derrama económica y empleo. Vivimos tiempos muy difíciles durante el 2020 y este año nos estamos ya recuperando”, dijo Paola Félix Díaz, secretaria de Turismo del gobierno capitalino.

Añadió que este tipo de eventos de talla internacional muestran al resto del mundo que la capital mexicana es una ciudad segura para el turismo nacional e internacional, después de que se vivió una situación difícil por la pandemia de Covid-19 a nivel global.

Este espectáculo del deporte motor fue de manera gratuita para todo público y no se registró ningún tipo de incidente, sólo la entusiasta participación de los más de 100 mil asistentes que brindaron su apoyo Sergio “El Checo” Pérez, quien espera subir al podio el próximo fin de semana.

Este show run marca un evento más de la actividad turística en la Ciudad de México en el último trimestre, en espera de una ocupación hotelera de hasta 95 por ciento en la próxima semana y una alta derrama económica con la asistencia al Gran Premio Fórmula Uno de más de 300 mil personas.

En el banderazo de salida de este evento, estuvieron el secretario de Turismo del Gobierno de México, Miguel Torruco Marqués, y la secretaria de Turismo de la Ciudad de México, Paola Félix Díaz, quién a nombre de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, dio la bienvenida a turistas nacionales y extranjeros.

Comentarios de Facebook