Diego Ríos

Esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que México enfrenta una nueva epidemia aparte del COVID-19, se trata de la infodemia, término que la Organización Mundial de la Salud acuñó para definir a este fenómeno. “Ese virus se transmite, produce desinformación, alarma, y afecta la convivencia social”, explicó el mandatario.

López Obrador invitó a la tribuna a Jenaro Villamil Rodríguez, presidente del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano (SPR), para que esclareciera los pormenores de la infodemia y anunció que éste sólo es el inicio de una serie de presentaciones donde buscará develar todo lo que está detrás de este nuevo fenómeno.

“Esta será una introducción pues dedicaremos varias conferencias al tema, ahora veremos lo general, y luego conoceremos qué son los bots, cómo se contrata este servicio, quién ofrece ese servicio y cómo funciona. Se llama automatizar, así le llama Twitter, es decir, que participan equipos, computadoras, reproductoras, robots”.

Al tomar la tribuna, Villamil Rodríguez saludo a los reporteros con un gesto de camaradería, y fuera de todo protocolo oficialista, señaló que para infortunio de la sociedad en esta pandemia de noticias falsas los ganadores son empresas como Facebook y Google, dueñas de las plataformas donde se diseminan informaciones maliciosas. 

“El nivel de ingresos que han tenido en este primer trimestre del año empresas como Facebook, Google, Amazon, Microsoft y en menor medida, aunque muy importante también, Twitter, son el resultado de esto. Desgraciadamente, sí hay ganadores en esta pandemia, y son justamente estas plataformas.

Facebook, tan sólo en el primer trimestre de este año tuvo ganancias superiores a lo que los mexicanos residentes en Estados Unidos mandaron a nuestro país en remesas. Google es el gran gigante que tuvo más de seis mil millones de dólares de ganancia. YouTube generó en este periodo un crecimiento de 52 por ciento más que en el primer trimestre del año 2019.

Twitter, ha tenido un incremento de los usuarios de 152, a 166 millones de usuarios en todo el mundo, a pesar de experimentar una crecimiento en la diseminación de versiones falsas e incluso hasta de videos que se truquean para dar una impresión exactamente inversa de lo que está sucediendo”, explicó el presidente del SPR.

Para Villamil Rodríguez es importante que la ciudadanía tenga conciencia sobre el valor del poder del algoritmo, toda vez que éste se alimenta de los datos personales, gustos, miedos y alegrías. Información que emplean las plataformas para desplegar determinados contenidos a los usuarios de las redes sociales.

“Así como en la televisión y en la radio, el nudo central del negocio es el rating, o en los medios impresos es el número de suscriptores, o de ejemplares vendidos. En las redes sociales el algoritmo es la fórmula secreta que hace que a nosotros nos llegue determinado contenido en Twitter, Facebook, YouTube y tiene que ver con nuestros datos personales.

El gran negocio en este tiempo, y sobre todo en estos meses donde todos hemos estado en confinamiento, o usando hasta 50 o 60 por ciento más las redes sociales, son nuestros datos, no solamente los datos personales, sino los datos que nosotros generamos cuando estamos usando estas redes sociales, ya sea nuestros miedos, nuestras angustias, nuestras preferencias, nuestras alegrías, pero sobre todo nuestros miedos”.

Para el especialista en medios, en éste momento la infodemia que más preocupa al Estado es la que se dispersa por medio de WhatsApp, pues tiene como objetivo a la población más vulnerable, que no cuenta con otros medios para contrastar la información producida en audios y videos adulterados, que buscan generar terror e incertidumbre.

“La infodemia más delicada e importante es la que está ocurriendo a través de WhatsApp, y que se ha intensificado a raíz de inicio de la Fase 3 en México con la circulación de audios y de videos alterados y truqueados que tienen como objetivo generar desconfianza social y miedo sobre todo en los sectores más populares que no tienen acceso a contrastar la información”.

Jenaro Villamil Rodríguez, presidente del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano.

¿Qué hay que hacer?

Una vez que Villamil Rodríguez expuso la naturaleza de la infodemia, también estableció una fórmula para contrarrestarla, y de nuevo alertó sobre los peligros específicos de las noticias maliciosas, entre los que destacó las agresiones sufridas en días pasados por personal de la Salud.

“¿Qué es lo que hay que hacer?, Cortar la cadena y decirle a los ciudadanos es que no compartan ese tipo de audios, videos y mensajes, por más que se los haya mandado su comadre, su compadre, su amigo o su colega, porque eso genera más miedo que el propio coronavirus.

Es importante cortar esa cadena de mensajes, incluyendo los exagerados o negativos en Twitter, porque la epidemia de noticias falsas, o medias verdades, genera percepciones negativas, pánico, desconfianza social, vulnerabilidad y prejuicios que criminalizan a las personas que viven o atienden el coronavirus.

Los ataques a las enfermeras, enfermeros, médicos y al personal sanitario no es un asunto casual, tiene que ver con la infodemia y con una estrategia de criminalizar, señalar o alimentar los prejuicios para que la responsabilidad del coronavirus sea de un ente profesional o de alguien”, evidenció.

Villamil Rodríguez estableció que otro de los factores donde se presenta la infodemia es en la difusión de teorías conspirativas que estimulan la desinformación con versiones increíbles que suelen acusar a naciones, religiones o determinados grupos de personas sobre el origen del COVID-19, con un sentido perverso que busca envenenar las redes sociales.

“La infodemia potencia teorías de la conspiración, incluso las teorías más locas, desde que es un asunto de los judíos capitalistas de Nueva York, hasta que es el producto de un laboratorio chino, o que se inoculó desde Estados Unidos para molestar a China. Esto se vuelve más peligroso pues la difusión de estas versiones es todavía más rápida. En la infodemia, la réplica o la difusión de esta información es hasta cuatro o cinco veces mayor que en tiempos normales.

El negocio de los que hacen la infodemia es intoxicar las redes sociales y la intoxicación, como en un paralelismo con el tema de las adicciones a las drogas, lo que te genera es lo que algunos llaman la dopamina digital; es decir, si nosotros escuchamos, vemos y compartimos información negativa, hay un efecto emocional en nosotros que nos hace adictivos a eso, como también nos podemos hacer adictivos a los memes o a las burlas. Este asunto es todavía más perverso, porque se trata de enganchar a la gente. Aunque sean absolutamente ridículas e increíbles las versiones, el tema es que se viralice y se comparta mucho más rápido”, alertó.

El papel de los medios públicos en México, al menos los que están bajo la gestión del Ejecutivo federal se hizo presente en la conferencia, toda vez que para el presidente del SPR, desempeñan la labor de escudo ante la desinformación, y desenmascaran a las noticias falsas.

“Es responsabilidad de todos los medios, públicos y privados. En los médicos públicos hemos estado curando las noticias falsas, señalándolas a través del noticiario de Canal 11, de un programa especial en el Canal 22, de una constante labor de señalar y de informar en el Canal 14, y por supuesto, en el IMER y en Radio Educación. Incluso en un programa en Facebook, hay que actuar en esas plataformas” señaló Villamil Rodríguez.

El presidente López Obrador dijo que al conocer sobre la proliferación de noticias falsas, la población “sabrá cómo enfrentar esta nueva epidemia, qué es lo que podemos hacer, cómo podemos contrarrestarla, cuál es la mejor actitud, si se replica o responde”.

“No queremos censurar, sino informar a los ciudadanos cómo funciona este mecanismo del todo nuevo, porque en siglos no veíamos algo así. Esto tiene que ver con el avance de la tecnología y los medios alternativos que han venido desplazando a los medios de información”, abundó el presidente.

Precisó que hay que cuidar de las redes sociales, pues éstas surgen como una alternativa tras el manejo autoritario de algunos medios de comunicación convencionales, y no hay que dejar que se corrompan.

“Hablo de las benditas redes sociales, no quiero que este medio de comunicación tan importante que surge después del manejo autoritario de los medios convencionales como una opción, como una alternativa con un aire fresco se deforme y se corrompa como pasó en muchos casos, no en todos, en medios convencionales. Es un asunto mundial y tenemos que cuidar este medio de comunicación, porque se está haciendo mal uso”, señaló el presidente López Obrador.

@diegorioz

Comentarios de Facebook