Patricia Guillén

Gracias a la masa madre Levain, Panio ofrece día a día panes inspirados en la tradición franco-italiana heredada por la familia Laposse y la experiencia de las manos de artesanos panaderos, en conjunto con los ingredientes de excelencia y calidad, para compartir desde las primeras horas del amanecer el exquisito aroma de sus hornos trabajando.

El pan no es un complemento de la gastronomía, es parte fundamental del mejor menú y bajo esta premisa Panio ofrece sus grandes éxitos en pan dulce, o por su nombre en francés viennoiserie, porque el origen de estos panes y técnicas provienen de Viena y posteriormente fueron perfeccionadas por los franceses, para llegar hasta nuestros días con una exploración de nacionalidades e ingredientes, incluso mexicanos.

Las propuestas de viennoiserie de Panio son diversas, desde las clásicas y mexicanas conchas de vainilla, recorriendo las propuestas europeas como los cruffins de almendra, limón o frambuesa, los rollos de pasas o canela, los escoceses scones de chocolate, donas o suculentos brioches de tres perfumes.

“En el caso de nuestros deliciosos croissants, pan de origen austriaco y que los franceses perfeccionaron, en Panio partimos de un poolish, un pre-fermento natural un poco más líquido de lo convencional, después seguimos la receta de uno de mis profesores quien fue ganador del premio al Mejor Croissant de París”, comenta Alberto Laposse.

En Panio, siempre que se elabora un pan se tiene muy claro el concepto de este; por esta razón, su diseño sigue recetas al pie de la letra y exclusivamente con los ingredientes indicados. Panio es heredero de la receta original del famoso Garibaldi, creado por el panadero Giovanni Laposse, abuelo de Alberto, y quien nombra así a su creación por su admiración al revolucionario italiano Giuseppe Garibaldi.

“En Panio tenemos la receta original de cómo diseñó ese pan. Es un panqué totalmente neutro con notas muy lácteas, con una mermelada de chabacano muy ácida y los chochitos, es lo que hace muy buen Garibaldi”.

La herencia de la pastelería francesa también se trabaja en Panio, ya sea dulce o salada, es ideal como propuesta gastronómica a cualquier hora del día, a media mañana o media tarde, para disfrutar personalmente o para celebrar en compañía.

“En Panio todo gira alrededor de las harinas, los panes y las masas, que son el eje principal de su propuesta gastronómica, desde el amanecer y hasta el anochecer siempre habrá una deliciosa opción, dulce o salada, que emocionará las papilas gustativas y al olfato”, acota Alberto Laposse, apasionado maestro panadero al frente de Panio y fundador de Levain Co. en San Miguel de Allende, Guanajuato.

Comentarios de Facebook