Diego Ríos

Las buenas ideas están por todos lados y casi siempre al alcance de la mano. Por desgracia, acostumbramos pasar junto a ellas sin darnos cuenta, sin percatarnos de su presencia. Por eso, cuando alguien se detiene y las recoge, como quien levanta el fruto caído de un árbol, muchas y muchos nos sorprendemos de no se nos hayan ocurrido antes. 

La médico veterinaria zootecnista Isolda Sautto tuvo una gran idea. Pero no sólo eso, también decidió ponerla en práctica. El resultado es El arte de ser gato, coeditado por la Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial de la UNAM y Pitzilein Books

La obra en cuestión es un manual dirigido a las propietarias y los propietarios de gatos. En sus páginas encontramos un compendio de los cuidados que es necesario observar para que nuestra mascota esté sana, bien alimentada y feliz. También para lograr una mejor convivencia con ella. 

Lo anterior no suena demasiado original, pues hoy en día existen en el mercado infinidad de publicaciones sobre el mismo asunto. ¿Qué hace diferente a este volumen? El punto de vista empleado por Sautto; específicamente, el hecho de que está narrado en primera persona por una pequeña felina. En efecto, es como si el texto hubiera sido escrito por ella para explicarle a los poco informados seres humanos todo lo que es necesario saber para hacerse cargo de su mascota. 

De esta forma, las explicaciones corren a cargo de La Negra, una gatita nacida en el año 2000 y que convivió con Sautto durante 16 años. La minina se presenta como la verdadera autora del libro y es la encargada de informarnos sobre medicina preventiva, alimentación, higiene, enfermedades, enriquecimiento ambiental y otros temas relevantes. Incluso hay una sección de preguntas en las cuales La Negra responde puntualmente a las dudas e inquietudes más comunes de las personas. 

El arte de ser gato hace gala de buen humor y frescura. Se nota de inmediato que la autora se divirtió mucho escribiéndolo. Lo anterior no impide, sin embargo, que sea también una obra sólida y confiable respecto a la información que contiene. En tal sentido, el volumen resultará de utilidad a todo público, en especial a quien carece del conocimiento suficiente para ocuparse de su félido. 

Isolda Sautto.

Mención aparte merece el trabajo de Liz Mevill, cuya labor fue ilustrar estas páginas. Mevill es originaria de Yautepec, Morelos. Egresada de La Esmeralda, se desempeña como artista visual. Sus ilustraciones, realizadas a una tinta, poseen contundencia y gracia; además, le dan a la propuesta editorial un carácter muy particular. 

“Este libro −leemos en el prólogo− responde al recuerdo de la precariedad con la que cuidamos a nuestras primeras mascotas, está también la vergüenza de nuestra ingenuidad, pero sobre todo de la ignorancia que teníamos sobre la vida de nuestros animales de compañía”. 

En agosto del año pasado, Libros UNAM lanzó una convocatoria para coediciones en el marco del Programa de Impulso a Creadores y Agentes Culturales, con el objetivo de fortalecer la cadena del libro y brindar apoyo a editoriales mexicanas independientes que interrumpieron sus proyectos por la emergencia sanitaria. Hoy son evidentes los resultados con la publicación de títulos editados en conjunto por la UNAM y diversas editoriales, como este divertido y documentado manual de Isolda Sautto.

Comentarios de Facebook