En el año 1986 Peter MacKenzie fundó The Dufftown Distillery, y dio vida a The Singleton, nacieron The Singulars, un grupo de personas que se caracterizan por no seguir las reglas establecidas. Aquellos que se atreven a dar más, los que ven el vaso medio lleno, los que persiguen y alcanzan sus sueños, lo que rompen estándares y crean nuevos, de esos que no tienen molde porque aún no se ha inventado y, por supuesto, ¡aman el whisky Single Malt! 

Ahora que conoces a The Singulars sigamos con lo más importante, ¿Qué es un Single Malt? Los eruditos del whisky dicen que un Single Malt es la forma más pura de hacer un escocés, un proceso que se lleva a cabo en una sola destilería, no se mezcla con otros whiskies y la cebada malteada se lleva a reposar por varios años dentro de las barricas de roble jerez y bourbon que les da un balance perfecto entre la suavidad y las notas de frutas secas, avellana tostada, anís, toques de caramelo y aromas inmersivos de vainilla. 

Con un inicio humilde, pequeño y complicado, The Singleton vio la luz en Speyside, una pequeña localidad de la región de Dufftown *guiño guiño*, donde se rumora se producen las mejores maltas; base de cualquier buen whisky. Y donde el legado de MacKenzie se ha respetado desde hace más de 120 años, no solo honrando su memoria, manteniendo sus recetas y calidad de producción intactas. 

No hay mucho más que decir, este Single Malt va al punto, es directo, no tiene límites y de lo más rico en cuanto a sabores se refiere. Forma parte de The Singulars y comenzar a vivir la vida, como siempre la imaginaste.

El Indeleble

Comentarios de Facebook