Redacción

El acceso a la información pública, la protección de datos personales y la rendición de cuentas son obligaciones que deben entenderse como un deber y no como un acto de benevolencia, buena voluntad o solo por cumplir con la ley, afirmó el director de la Facultad de Derecho (FD) de la UNAM, Raúl Contreras Bustamante.

Acompañado por la comisionada presidenta del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), Blanca Lilia Ibarra Cadena, y el comisionado presidente del INFO CDMX, Julio César Bonilla Gutiérrez, expuso que la corrupción es uno de los principales males que aquejan a las democracias modernas, y cuyos efectos impactan de manera importante el adecuado ejercicio de los derechos de las personas.

Al inaugurar el foro “Diálogos universitarios por la transparencia, desarrollado de manera híbrida”, destacó que es necesario que la sociedad comprenda y exija a los servidores públicos cumplir con la transparencia, rendición de cuentas y respeto a los datos personales, en esa medida esas tareas se cumplirán de mejor manera.

En el auditorio Ius Semper Loquitur de la entidad universitaria resaltó que es su obligación con quienes tuvieron la confianza de encomendarles una responsabilidad.

En el encuentro organizado de forma conjunta por la FD y el INFO CDMX, Contreras Bustamante recordó que en 2002 México tuvo la primera Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental, y a partir de esa fecha la sociedad ha avanzado en la materia.

De acuerdo con la encuesta del Índice de Percepción de la Corrupción 2020 de la Organización de Transparencia Internacional, ubicó a México en el sitio 124 de 180 países. Esto se debe combatir y superar. El acceso a la información y la rendición de cuentas deben ser arietes que contribuyan a generar un verdadero y eficaz combate a la corrupción, refirió.

A su vez, Blanca Lilia Ibarra Cadena aseveró que desde su fundación en 1910 hasta hoy, la Universidad Nacional es el espacio por excelencia para el diálogo plural y agudo, pero tolerante, sobre el acontecer y los retos en nuestro país.

Celebro que hoy nos podamos reunir para realizar estos Diálogos Universitarios por la Transparencia, una propuesta pertinente, por dos grandes razones: porque fue precisamente el sector académico uno de los mayores impulsores de la transparencia y el derecho de acceso a la información en el país.

Una segunda razón, prosiguió, tiene que ver con la transparencia, tema que aún está en construcción tanto de manera teórica conceptual, como en términos de posicionamiento ciudadano. “Esto es fundamental, pues como bien lo ha apuntado el rector Enrique Graue, una ciudadanía bien informada sobre el origen y destino de diversos asuntos públicos y los recursos que para ello se entreguen, puede comprometerse más y mejor con el desarrollo político y social de nuestra nación”.

En su oportunidad, Julio César Bonilla Gutiérrez detalló que la transparencia y la rendición de cuentas son triunfos democráticos, sin los cuales los estados modernos y constitucionales no se pueden entender. La función de los órganos constitucionalmente autónomos es relevante para el Estado mexicano como para cualquier sociedad democrática, “por eso siempre encontramos en los brazos de la Universidad Nacional ese aliento y capacidad de acogernos y de reinventarnos”.

Hoy estamos en un momento en el que el Sistema Nacional de Transparencia está más fuerte que nunca y ha demostrado la capacidad que tiene la Federación de transformar y reinventar sus realidades, entornos y capacidades, lo que en gran medida se debe al liderazgo de quienes integran el INAI, reconoció el también académico de la FD.

Comentarios de Facebook