Eduardo Guevara

Especialistas de Estados Unidos alertan sobre el aumento de accidentes cerebrovasculares en personas de 30 a 40 años de edad, quienes previamente dieron positivo al coronavirus SARS-CoV-2 y en su mayoría se mostraron asintomáticos durante la enfermedad.

Los informes sobre estas apoplejías, dirijen a un nuevo curso los estudios sobre la enfermedad, ya que hace algunos meses, un reporte de Wuhan, China, mostró que pacientes de la tercera edad habían sufrido accidentes cerebrovasculares durante su lucha contra COVID-19. Meses después estos casos reincidieron pero en pacientes de mediana edad.

El doctor Thomas Oxley, del hospital Monte Sinaí Beth Israel en Manhattan (Nueva York), dijo al diario The Washington Post  sobre recientes descubrimientos ante el misterioso coronavirus. Las víctimas hospitalizadas por estas afecciones presentaron signos leves de COVID-19, en otros casos, ninguno. Posteriormente, sufrieron síntomas como dificultad para hablar o mover partes del cuerpo.

El neurocirujano Pascal Jabbour, del Hospital universitario Thomas Jefferson informó de análisis obtenidos en las víctimas, los cuales señalan que el tipo de accidente cerebrovascular que afecta a pacientes con coronavirus es el más letal, provoca oclusiones de vasos sanguineos que pueden destruir grandes partes del cerebro, encargadas de funciones como el habla o el movimiento.

En un principio, se creyó que padecer COVID-19 unicamente perjudicaba al sistema respiratorio, sin embargo, durante el desarrollo de la pandemía se han notado estas nuevas alteraciones en otros órganos como el corazón y el cerebro; aunque son pocos los casos.

Se trata de la  interrupción repentina del suministro de sangre, puede ser causada por problemas cardíacos, arterias obstruidas o por el abuso de sustancias nocivas. El flujo de sangre que va hacia una parte del cerebro se detiene y provoca que no pueda recibir nutrientes ni oxígeno.

Los daños que ocasiona este padecimiento van desde una complicación que podría resolverse en menos de un día, hasta los más graves que llevan a la muerte.

Estos son los síntomas que ayudarán a detectar un posible accidente cardiovascular:

  • Parálisis facial
  • Debilidad en los brazos
  • Entumecimiento en brazos u otras extremidades
  • Afasia o dificultad para comunicarse
  • Lentitud al hablar o problemas para articular palabras
  • Manifestar incoherencias al tratar de comunicarse
  • Problemas repentinos con la visión de uno o ambos ojos
  • Dificultad repentina para caminar
  • Mareo y/o pérdida de equilibrio
  • Falta de coordinación
  • Dolor de cabeza súbito y severo
  • Confusión y problemas de percepción

Comentarios de Facebook