En el mundo 152 millones de niños están sometidos a trabajo infantil y de ellos más de la mitad realizan labores peligrosas que ponen en riesgo su salud, seguridad y desarrollo físico, mental, social y educativo, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
Aunque la tasa de fecundidad en México pasó de 6.9 hijos por mujer, en la década de los 60, a 1.9 en 2020, aún existe presión social sobre ellas para que sean madres, incluso, en algunos sectores prevalece la idea de que es una obligación más que una elección, y se ejercen discursos violentos sobre quienes postergan o deciden no ser madres.
Los principales aportes del diagnóstico lesbiano a la teoría feminista y los nudos que invisibilizan sus propuestas: en el ámbito teórico han sido analizadas con una gran carga descalificativa desde la moral ligada al mal; desde la medicina como enfermedad, patología, anormalidad, degeneración mental o transmisible de manera genética; desde la ley como delito, aberración y perversión, y desde la religión como pecado o vicio vergonzoso.
Largas y extenuantes jornadas de trabajo sin días de descanso, malos tratos y discriminación por parte de los empleadores, bajos salarios, falta de seguridad social. Incluso en numerosos casos se desempeñan sin percibir sueldo; en todo caso, les ofrecen hospedaje y alimentos a cambio de su trabajo. Es parte de la situación que viven millones de personas dedicadas a las labores domésticas.
Intencionalmente o no, con una política más decente y humana, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha fomentado los incentivos para migrar hacia ese país; sin embargo, la narrativa sigue siendo hegemónica, es decir, antimexicana, antilatinoamericana y antiinmigrante, consideraron especialistas.
Victoria Salazar Arriaza, la mujer salvadoreña que murió en condiciones de violencia policial en Tulum, Quintana Roo, había logrado su reconocimiento como residente permanente de México –el que por lo general se otorga a quienes huyen por inestabilidad y violencia en sus países de origen– “sin embargo, fue aquí –donde creyó encontrar la seguridad para ella y su familia– que perdió la vida...
El Día Internacional de la Visibilidad Transgénero, que se conmemora el 31 de marzo, es un acto político para manifestar que aún hay personas a quienes se les niega el derecho a la identidad, derecho humano, incluso anterior al de la familia.
Cerca de nueve millones de mexicanos podrían vivir en situación de pobreza y un número similar caer a la categoría extrema, “con lo que podríamos alcanzar las tasas más elevadas en lo que va del siglo” si no se atienden las desigualdades económicas y sociales que ha dejado la pandemia sanitaria.
A nivel mundial se estima que uno de cada mil cien partos nace con Síndrome de Down, mientras que en México los datos calculan uno de cada 689; muchos de ellos logran superar los 70 años de edad.
Aun cuando históricamente la población femenina ha reivindicado derechos y espacios, todavía existe un esquema de mecanismos que la constriñen en el ámbito laboral como consecuencia de una violencia estructural.