Redacción

En México, la diabetes y la obesidad son considerados los dos problemas más graves de salud pública. Tener un peso por encima de lo saludable incrementa el riesgo de que una persona adquiera diabetes tipo 2.

La diabetes es un problema en la forma en que el cuerpo regula y usa el nivel de azúcar (glucosa) como combustible. Este padecimiento aumenta la circulación de azúcar en el torrente sanguíneo, lo que puede provocar una falla cardiaca.

México ocupa el segundo lugar en Latinoamérica con prevalencia de diabetes y representa la principal causa de mortalidad en edad productiva.

El desarrollo de la diabetes está estrechamente relacionado con la alimentación y la poca actividad física, el sobrepeso y la obesidad dificultan el control del nivel de azúcar en la sangre al provocar una resistencia a la insulina, condición que se presenta cuando el cuerpo no es capaz de transferir la glucosa al interior de las células.

Actualmente 73% de los mexicanos mayores de 20 años tienen un peso por arriba de lo saludable, una tercera parte de la población escolar está en la misma condición y cuatro de cada 10 mujeres adolescentes tienen sobrepeso u obesidad.

La pérdida de peso, el consumo de comidas en porciones más saludables y el ejercicio pueden revertir la resistencia a la insulina.

En personas con diabetes tipo 2, revertir la resistencia a la insulina les permite controlar sus niveles de azúcar en la sangre más fácilmente y en personas con obesidad que no tienen diabetes, perder peso puede disminuir el riesgo de contraer esta enfermedad.

Existen diferentes métodos para tratar la obesidad, los más conocidos son el bypass gástrico, la banda gástrica y una alternativa sin necesidad de cirugía es el balón gástrico ajustable a 12 meses, un dispositivo certificado por la FDA que se coloca en el estómago mediante una endoscopía y se rellena con suero fisiológico para reducir la sensación de apetito y evitar la sobrealimentación, su característica de reajuste permite incrementar la pérdida de peso en los pacientes.

El 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes una campaña para informar a la población sobre las causas, síntomas, tratamiento y las complicaciones asociadas a esta enfermedad.

Mantener un peso saludable ayuda a las personas con diabetes a disminuir sus síntomas, sus niveles de azúcar en la sangre son más fáciles de controlar y son menos susceptibles a desarrollar complicaciones causadas por la diabetes, como las enfermedades del corazón.

Comentarios de Facebook