Eduardo Guevara

La realidad del continente africano; la riqueza culinaria americana –autóctona o llegada de otras tierras– las afinidades –a pesar de la distancia– entre asiáticos y americanos, incluidos los mexicanos, y experiencias emotivas de jóvenes viajeros en su ciclo de formación –académica y de vida– en algún país europeo condensa Diversidad: culturas e identidades en confluencia, editado por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Por sus características, el libro es innovador dentro de la serie Libros del laberinto e invita a viajar por los pueblos del mundo, aseguró la doctora Lucía Tomasini Bassols, co-coordinadora, junto con el doctor Guillermo Atilano.

Cada uno de los 40 textos de la obra es un llamado a la reflexión acerca de la otredad y en su lectura afloran la autocrítica y el cuestionamiento a verdades absolutas, a partir de las cuatro partes en que se divide, dedicadas a África, América, Asia y Europa para descubrir nuevos horizontes y semejanzas, mirando a México y lo mexicano a través de éstos, señaló la académica del Departamento de Humanidades de la Unidad Azcapotzalco.

La también autora de la publicación ofrece un relato autobiográfico de su estancia de seis años en la desaparecida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas en el que explora, desde una perspectiva antropológica, “aspectos muy precisos que unen a nuestro país con Asia, por ejemplo en el caso de la Nao de China”, o sobre la abundancia culinaria con pasajes del origen del maíz y el consumo de jarabe de maple, y un recorrido geográfico a través de diversos aguardientes.

Sobre África, cuna de la humanidad, se muestra cómo parte de la riqueza nacional proviene de raíces de ese continente, sobre el que existen “prejuicios marcados por valores y una estética occidental que a veces nos impide ver que en otro punto del orbe existe una profusión de conocimientos y rasgos distintivos”.

Diversidad: culturas e identidades en confluencia se presenta en versiones impresa y digital –la primera está ya a la venta y la segunda en un par de meses– con ilustraciones originales coordinadas por Enrique Gómez Alegría. Incluye ligas a cuestionarios de comprensión lectora y una sección que lleva a ejercicios de apoyo para la deliberación y que tiende un puente entre autores y leyentes.

La edición electrónica tiene al final de cada texto el nombre del autor, con vínculo a una plataforma que contiene cinco preguntas: tres de opción múltiple y dos abiertas para establecer una interacción entre quien escribe y el usuario; además hay referencias a sitios que amplían la información mediante una amplia bibliografía, expresó.

Por la temática y su abordaje, el libro –subtitulado Asomarse al árbol de la vida–abre una oportunidad al pensamiento interdisciplinario y de toma de conciencia acerca de otras realidades.

Entre los participantes están Stéphan Sberro, Yvonne Cansigno, Norma Garduño, Eric Martínez, Ociel Flores, José Ronzón, Jorge Ortiz, Karina Esparza, Alejandro Usigli, Olga Pardo, José Luis Zarazúa, Ana Meléndez, Patricia Toussaint y Cristina Amescua.

Comentarios de Facebook