Redacción

En estos tiempos pandémicos, tiempos que nos han recordado la fragilidad de la existencia humana, el valor de la vida y la importancia de la salud, el rescate de un título como Diario del dolor, de la escritora mexicana María Luisa Puga (1944, Ciudad de México-2004, Zirahuén, Michoacán), adquiere un profundo significado.

Esta obra, aparecida por vez primera en 2003 y reeditada ahora por la UNAM en la colección Vindictas. Novela y Memoria conserva su vigencia y valor originales, al inscribirse en el contexto de la actual emergencia sanitaria.

El libro está constituido por un conjunto de cien fragmentos que revelan el largo y doloroso combate emprendido por la autora en contra de la artritis reumatoide inflamatoria que padeció. Son breves viñetas; retazos de vida que, como si de un diario personal se tratara, recrean el día a día de una mujer enfrentada al sufrimiento, la incertidumbre y los temores derivados de su padecimiento.

En ningún caso, sin embargo, Puga incurre en la autocompasión o el melodrama. La suya es una visión despojada de sentimentalismo o conmiseración hacia su persona pues, afirma ella, “tenerse lástima es un tanto idiota”.

Diario del dolor posee una evidente carga autobiográfica. En estas páginas la autora describe su vida cotidiana, las pequeñas y grandes dificultades que supone su enfermedad (desde tender una cama hasta recibir atención digna por parte de un sistema de salud poco sensible).

Aunque también encontramos una honda reflexión sobre la condición humana en general y sus inevitables aflicciones. Y es que, para Puga, la enfermedad, las pérdidas, el dolor y la incertidumbre son componentes esenciales de la vida humana y no anomalías o aberraciones que no deberían existir. Son, por el contrario, fenómenos inevitables que es necesario sobrellevar con entereza.

Gran parte de la originalidad de este libro se encuentra en el hecho de que el dolor aparece como un personaje más de la narración. El Dolor, escrito con mayúscula, se objetiva; es una entidad con personalidad propia que se convierte en un compañero indeseado, pero con el cual es ineludible convivir. Puga le habla directamente, lo interroga e intenta establecer una relación de mutuo respeto capaz de hacer más tolerable su existencia.

María Luisa Puga trata de conjurar la rabia, el sufrimiento y la perplejidad que experimenta a través de la palabra escrita. Su narrativa se muestra concisa, directa, despojada de todo ornamento inútil; sin embargo, esta sobriedad y aparente distanciamiento no impiden que estemos ante un libro conmovedor y lleno de verdad. Detrás de su presunta sencillez, se oculta la precisión y la elocuencia de una de nuestras mejores prosistas.

La obra cautiva por la honestidad y la valentía que demuestra Puga, quien no permite que la adversidad nuble su visión ni apague su voz. Al respecto, en la introducción de esta edición, Brenda Navarro observa que: “Lo fundamental de este libro reside en el acierto que tuvo la autora de querer compartirnos lo que ella vivió, autorreferenciarse, no hacerse un juicio sobre sí misma, sino presentarse tal cual lo sentía para que nosotras, sus nuevas lectoras, con todos los conocimientos adquiridos a lo largo de estos años en los que hemos compartido saberes con otras mujeres, pudiéramos darle el lugar que merece a este texto”.

En Diario del dolor Puga se pregunta si es posible dialogar con el sufrimiento; si podemos lograr, más allá del enojo, la depresión y la angustia, un espacio vital que confiera sentido a nuestra existencia y nos ayude a reconciliarnos con ella.

María Luisa Puga.

María Luisa Puga, Premio Xavier Villaurrutia 1983, fue autora de novelas, volúmenes de cuentos y ensayos. Entre sus trabajos más importantes están: Las posibilidades del odio (1978), Pánico o peligro (1983) y Antonia (1989).

La decisión de la UNAM de incluir Diario del dolor dentro de la colección Vindictas. Novela y Memoria –cuyo fin es recuperar grandes novelas escritas por mujeres que habían quedado fuera del alcance del público lector a pesar de su relevancia literaria– constituye un acto de elemental justicia.

La octava entrega de la colección Vindictas. Novela y memoria, Diario del dolor, está disponible en formato impreso y digital a través de la librería electrónica libros.unam.mx.

Comentarios de Facebook