Redacción

Si lo que más anhelas en este momento es hacer un viaje para despejarte un rato de las pantallas y reconectar con la naturaleza, El Cuyo es el destino perfecto para ti, pues en esta pequeña villa de pescadores, con calles llenas de arena, casas de colores vibrantes y paisajes pintorescos, te invitan a pasar un rato tranquilo y agradable, alejado de todo el estrés de la vida moderna.

Aquí te contamos un poco más sobre este paraíso escondido de la costa yucateca, ideal para quienes buscan un lugar auténtico, rodeado de naturaleza y paz.

Está ubicado a poco más de tres horas y media de Mérida, la aventura comienza desde la forma en la que tienes que llegar, pues al estar separada de la tierra firme de Yucatán al cruzar la Ría Lagartos, deberás pasar por el cauce de la laguna roja para estar en el sitio.

Al llegar a este pueblito, de menos de 2 mil habitantes, te estará recibiendo un gran faro de color rojo con blanco que fue construido sobre ruinas mayas. La mayoría de sus calles aún son de arena y las casas de madera, ya que antes era muy conocido por ser un puerto maderero, también te encontrarás con múltiples murales que adornan las fachadas.

Se trata de un lugar único, pues por un lado se disfruta el mar inmenso color azul celeste y por el otro lado está la laguna roja de la Ría Lagartos (su color se debe a las altas concentraciones de sal que posee); estos dos paisajes envuelven a la ciudad formando una atmósfera llena de serenidad que te hará pasar una experiencia inolvidable.

Las actividades que puedes hacer ahí son diversas, van desde tomar una tranquila caminata por toda la playa virgen, en la que te encontrarás un sinfín de conchas y caracoles de mar, hasta actividades más extremas como el practicar el Kayak recorriendo senderos llenos de obstáculos naturales o realizar kitesurf y paddle ya que existen las condiciones perfectas para este deporte, al tener el agua baja y días con mucho viento.

Si vas en los meses de enero a septiembre tendrás la suerte de apreciar los flamencos rosados tan característicos de Yucatán y de junio a agosto se ven tortugas marinas.

En El Cuyo, podrás disfrutar de la comida típica que te ofrecen los lugareños. Al estar cerca de la laguna te esperan platillos de pescado fresco, pero también platillos de la comida yucateca como la cochinita pibil y tamales horneados.

Te recomendamos visitar algunos de estos pequeños restaurantes típicos de pueblo costero, entre ellos no puedes dejar de visitar el que lleva por nombre “El Chile Gordo”, donde el chef Oscar Flores ofrece exquisitos platillos tradicionales diseñados para resaltar la diversidad culinaria de México, con sabores únicos y una presentación hermosa.

Comentarios de Facebook