El Indeleble

La pandemia y el confinamiento que azotó a las economías globales desde inicios de este año, nos ha dejado una importante lección: la necesidad de transformarnos y adaptarnos en el menor tiempo posible, es por ello que, tanto los gobiernos, las empresas de todos los sectores y la población mundial se vieron obligados a adaptarse de manera acelerada a la digitalización.

La banca, por ejemplo, ante la necesidad de disminuir la concentración dentro de sus sucursales facilitó a sus usuarios la realización de trámites por medio de sus aplicaciones, e incluso incrementó el esquema de pago contactless. Tan solo en este periodo se elevó hasta en un 50% la adopción de servicios de banca digital. Esto, a su vez, ha propiciado el surgimiento de grandes alianzas entre distintos tipos de jugadores de servicios financieros, como es el caso del lanzamiento entre BBVA y Google en EUA.

“A raíz de esta situación, algunos jugadores dentro del ecosistema financiero se están esforzando por brindar un modelo mucho más cercano al cliente; es así que vemos surgir sociedades conjuntas como Banorte con Rappi. Esto es muestra clara de que la descentralización financiera nos llevará hacia nuevas licencias y modelos, en donde el ganador será el usuario final.

También observamos que el futuro de los servicios financieros en todas las economías del mundo será cada vez menos presencial, por lo que los jugadores tradicionales como los bancos, están migrando hacia modelos 100% digitales”, señaló Mario Hernández, CEO de EOS The Fintech Co.

El Openbanking es el paradigma de servicios financieros con mejores opciones para el usuario final, ya que abre todo un abanico de posibilidades tanto para personas como para empresas, “por lo que habría que llevarlo a un siguiente nivel, el OpenFinance, en donde encontraremos modelos aplicables al ecosistema financiero en particular y al resto de industrias en general, que son usuarias de servicios financieros. México particularmente tiene todo para convertirse en una referencia no solo para la región, sino a nivel mundial”, aseguró Hernández.

El empresario con experiencia en servicios financieros destacó que la inversión Fintech en nuestro país alcanza los 1,300 millones de dólares con más de 1,075 Fintech en la región, pero se mantiene baja en consideración del tamaño del mercado. Destacando el aumento de banca digital y gestión empresarial.

El contexto nacional presenta una oportunidad para la inclusión financiera, ya que hay sectores estratégicos dentro de las PyMEs, que se encuentran en un periodo de crecimiento a causa de la pandemia: salud, bienes de consumo básicos, e-commerce, tecnologías de la información, producción de alimentos y en general las cadenas de distribución.

Comentarios de Facebook