Eduardo Guevara

Para celebrar su 15 aniversario como recinto cultural enfocado a difundir y preservar su riqueza histórica, arquitectónica y patrimonial enfocada al arte funerario del siglo XIX, el Museo Panteón de San Fernando, a cargo de la Secretaría de Cultura capitalina, presenta al público la exposición Constantino Escalante. El padre de la caricatura en México y la muestra En la memoria.

Disponible en las rejas del recinto capitalino, enclavado en la colonia Guerrero, la primera exposición exhibe 20 litografías, en colaboración con el Museo del Estaquillo Colecciones Carlos Monsiváis, para recordar la vida y obra de Constantino Escalante (1836-1868), cuyos restos descansaron por un tiempo en este recinto mortuorio tras su fallecimiento el 29 de octubre de 1868, con solo 32 años de edad, en un accidente en la estación de tranvía de San Ángel.

A través de esta exposición, el espacio cultural conmemora su vocación funeraria con la exhibición de los trazos del periodista y caricaturista mexicano fundador del diario La Orquesta, cuyo trabajo de 1861 a 1867 podrá ser disfrutado de manera cronológica.

El público puede conocer la postura política de Escalante ante la Ley de Desamortización de Bienes Eclesiásticos, así como la supresión del pago de la deuda externa, que condujo a la invasión francesa; la censura mediática, motivo por el que fue preso en Pachuca en 1863; la denuncia de algunos males de la sociedad de su época, como el juego, y el severo problema de inundaciones que padecía la ciudad en 1865, entre otras problemáticas.

Mediante títulos como Miserias de la situación, Nuevo Zodiaco, Hay algunos inconvenientes en caminar, ¿Por qué os ahogáis en tan poca agua?, El respeto al derecho ajeno es la paz y Los tres errores franceses, entre otros, los visitantes pueden acercarse a importantes figuras de la época como Benito Juárez, Sebastián Lerdo de Tejada, a Dubois Saligny y Juan Nepomuceno Almonte, promotores de la intervención francesa, así como al Conde Lorencez, militar francés que participó en la batalla de Puebla del 5 de mayo de 1862.

Asimismo, presenta una serie de figurines “En la memoria”, integrada por siete efigies a escala de importantes personajes que han estado en el panteón, ubicados en las inmediaciones del espacio acompañados de un código QR que explica en audio el contexto e historia de cada personaje.

Así, a través de las reproducciones de Benito Juárez y su esposa Margarita Maza se puede conocer el legado del también llamado “Benemérito de las Américas”, reconocimiento que recibió de América Latina por sus triunfos ante la intervención francesa y la Guerra de Reforma, quien logró la libertad de culto y la separación de la iglesia y el Estado.

En su andar por el recinto capitalino los visitantes pueden conocer también a Ignacio Comonfort (1812-1863), quien participó en la defensa de la Ciudad de México durante la invasión por el ejército norteamericano en 1847, en la Batalla de Churubusco acaecida el 20 de agosto de aquél año, e impulsó las Leyes de Reforma.

También se encuentra la figura de Ignacio Zaragoza (1829-1862) héroe de la Batalle de Puebla; el genera liberal Leandro Valle (1833-1861) participante en la Revolución de Ayutla y en la Guerra de Reforma; así como al general conservador Miguel Miramón (1832-1867) y al político y militar insurgente Vicente Guerrero (1782-1831), destacada figura independentista.

El Museo Panteón de San Fernando surgió en 1832 como resultado de un decreto del Ayuntamiento de la Ciudad que suprimía la vieja costumbre de sepultar en el atrio de los templos. En 1850 se convirtió en cementerio general ante la necesidad de contar con más lugares de inhumación por la epidemia de cólera que asoló a la ciudad y fue clausurado en 1871. 

Abrió sus puertas únicamente el 23 de julio de 1872 para recibir los restos mortales de Benito Juárez y se convirtió en un museo de sitio desde el 18 de julio de 2006.

Comentarios de Facebook