Eduardo Guevara

Las tradiciones y artesanías de los pueblos originarios son uno de los más grandes patrimonios con los que cuenta el estado de Querétaro. De este acervo cultural destaca un producto artesanal que ha cautivado a todo el mundo y se trata de las muñecas de trapo conocidas como Lelé.

Lelé es una palabra en otomí que significa “bebé”. Estas muñecas son elaboradas principalmente por mujeres artesanas de las comunidades de San Ildefonso Tultepec, en donde a las muñecas también se le conoce como Dönxu, y Santiago Mexquititlán del municipio de Amealco de Bonfil en Querétaro.

Son varias las características que sobresalen de las muñecas Lelé, tal vez la más identificable sea su corona de listones, pues los diversos colores que forman estas coronas que están entrelazadas a su cabello de estambre llaman mucho la atención.

Tampoco podemos ignorar su expresión compuesta únicamente por su boca y ojos, pues aunque solo dispone de esos elementos tan básicos las artesanas logran que cada muñeca sea capaz de expresar una personalidad propia a través de su sonrisa y su mirada.

Su indumentaria, compuesta principalmente por trajes y vestidos típicos de la región, destaca por su uso de patrones y colores llamativos.

La fabricación y venta de muñecas Lelé y Dönxu se ha convertido en el sustento de familias enteras de Amealco, tan es así que en este municipio se inauguró el Museo de las Muñecas Artesanales con el objetivo de resguardar la memoria y dar a conocer a los visitantes la historia y diversidad de las muñecas elaboradas por las artesanas de la localidad.

Para dar a conocer a estas muñecas en otros destinos, no solo del país sino también del mundo, se creó una muñeca Lelé de 6 metros de altura que fue llevada a ciudades cómo Madrid, Londres, Shanghái, Sídney, Chicago, San Francisco, Los Ángeles, Toronto y Montreal.

El resultado fue un éxito rotundo y en cada lugar donde se presentó Lelé, no paraba de recibir visitas de transeúntes que deseaban tomarse una foto al lado de la monumental muñeca.

Recientemente en Santiago Mexquititlán se colocó una estatua de Lelé como una forma de reconocer el enorme impacto positivo que esta muñeca ha traído a las comunidades de Amealco.

Actualmente se pueden adquirir una Lelé a través de diversas maneras, ya sea directamente en los talleres artesanales, donde además se puede vivir la experiencia de aprender a cómo elaborar una de la mano de las expertas artesanas del taller; también se pueden pedir a domicilio en el sitio web de la Casa Queretana de las Artesanías (https://casaqueretanaartesanias.gob.mx/).

Comentarios de Facebook