Patricia Guillén

Para el cuarto trimestre de 2020, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) estimó que 40.7% de la población se encuentra en pobreza laboral, es decir, que tenían un ingreso laboral inferior al valor de la canasta alimentaria.

Datos del Censo de Población y Vivienda 2020 señalan que en el país hay más de 126 millones de habitantes, por lo que más de 51 millones de mexicanos se encuentran en un hogar en pobreza laboral.

Esto representa un aumento de la pobreza laboral en México en comparación al cuarto trimestre de 2019, cuando 37.3% de la población estaba en esta condición.

El dato reportado por el Coneval para el cuarto trimestre representa una mejoría en comparación al trimestre de julio a septiembre de 2020, cuando 44.5% de la población a nivel nacional estaba en pobreza laboral.

De acuerdo con un análisis económico de Juan José Li Ng, economista senior, y Carlos Serrano, economista jefe en BBVA México, «la pérdida de empleos debido a la pandemia explica en gran medida el incremento en la tendencia laboral de la pobreza».

Debido a la pandemia y a las acciones de confinamiento para controlarla, se presentó una contracción de 10.3 millones en el volumen total de la Población Ocupada en México durante el segundo trimestre de 2020, en comparación al primer trimestre del mismo año, de acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

Esto representó una contracción en el total de la Población Ocupada en el país de casi 19%. Del total de empleos que se perdieron, 6.2 millones correspondieron a hombres y 4.1 millones a mujeres.

En el último semestre de 2020 se ha recuperado paulatinamente los niveles de empleo, sin embargo, para el último trimestre de 2020 todavía faltaban 2.4 millones de empleos por recuperar para alcanzar el nivel observado en el mismo trimestre de 2019.

Además, se presentó una caída importante en la proporción de trabajadores con ingresos de más de 2 salarios mínimos.

De acuerdo con el estudio de los analistas de BBVA México, durante la pandemia, el incremento en la tendencia laboral de la pobreza en México no sólo se debió a la pérdida de empleos en la economía, sino también a la disminución en los niveles de ingreso, lo que provocó que un mayor porcentaje de la población ocupada no cuente con ingreso laboral suficiente para adquirir una canasta alimentaria.

Estimaciones a partir de la ENOE, que elabora el Inegi, señalan que en el cuarto trimestre de 2020 hubo una disminución de la población ocupada con ingresos en los niveles de más de 2 salarios mínimos.

Entre el cuarto trimestre de 2019 y 2020, la población ocupada con ingresos de más de 2 hasta 3 salarios mínimos disminuyó de 22.0% a 18.7% del total, quienes tenían ingresos de más de 3 a 5 salarios mínimos se redujeron de 10.9% a 8.2%, mientras que la proporción de personas ocupadas con más de 5 salarios mínimos se contrajo de 4.4% a 3.4 por ciento.

Por el otro lado, en este periodo de comparación la proporción de la población ocupada con ingresos de hasta un salario mínimo, y de más de 1 hasta 2 salarios mínimos creció en el cuarto trimestre de 2020, representando 28.0% y 41.7% del total, respectivamente.

De la misma manera, en el cuarto trimestre de 2020, la pobreza laboral en el ámbito rural ya se encontraba en el mismo nivel de 2019.

Los datos que presentan los analistas, muestran que la pandemia por Covid-19 y las acciones de confinamiento afectaron más a la población en zonas urbanas que en las rurales. En comparación al mismo periodo de 2019, en el tercer trimestre de 2020 la pobreza laboral en el ámbito urbano se incrementó en 7.0 puntos porcentuales, mientras que en el ámbito rural aumentó en 2.6 puntos porcentuales.

Comentarios de Facebook