Redacción

La creación de un entorno de trabajo positivo, tras dos años de contingencia sanitaria, debería ser parte esencial de cualquier estrategia corporativa. Es una de las mejores formas de invertir en los empleados generando resultados, como el incremento del 33% en su sentido de bienestar, y, por consiguiente, en su nivel de compromiso.

Esta es una de las conclusiones que reportan encuestas internacionales, y a las cuales se suman iniciativas como Capitalismo Consciente, que busca dotar de un propósito más profundo a las compañías y empresarios de este nueva era, a fin de que generen un impacto positivo en la sociedad: buenos productos, satisfacción del cliente, felicidad de los empleados, excelentes proveedores y responsabilidad ante la comunidad y el medio ambiente.

Los meses de contingencia han traído grandes lecciones empresariales en México. Una de las principales, es que las organizaciones que privilegiaron sus utilidades sobre el bienestar de sus trabajadores fueron las que resultaron más afectadas en cuestión de reputación y, consecuentemente, en sus resultados de operación.

Previo a la pandemia “estábamos acostumbrados a pensar en la lógica de un capital donde hay que producir y en el que los empleados tienen un costo que sube o baja. Pero si se necesitan personas que conecten con su propósito de vida para tener mejor desempeño laboral, se comuniquen mejor, sean creativas y flexibles, esta forma de etender el capitalismo ya no funciona”, comentó Andrés Fabre, presidente de Capitalismo Consciente, capítulo México.

“Las empresas que sólo trabajan por maximizar sus utilidades y hacer crecer los bonos de sus accionistas están destinadas a morir”, aseveró el presidente.

Raj Sisodia, autor del libro “Conscious Capitalism” (Capitalismo Consciente) lleva más de una década recorriendo el mundo para transmitirt el mensaje de que el capitalismo necesita evolucionar. Esta filosofía surge en 2013 gracias a las investigaciones del académico de origen hindú y es en 2018 que su práctica se detona en el país gracias al establecimiento del Capítulo México, bajo el liderazgo del empresario Raúl Romero y actualmente es encabezado por Andrés Fabre, como presidente y Mariana Romero, como directora ejecutiva.

México avanza en esta nueva filosofía de negocios

Durante el 15 y 16 de noviembre se realizará el Primer Encuentro de Capitalismo Consciente, que reunirá a 30 grandes empresarios con la finalidad de establecer la primera agenda de negocios conscientes en el país.

Durante dos días se generará un diálogo a fin de definir las nuevas prácticas empresariales, las herramientas y el enfoque para crear un liderazgo propósito que vaya más allá de ‘dar trabajo’ y ‘generar utilidades’, comentó durante la presentación de este congreso, Raúl Romero.

El presidente de Capitalismo Consciente México comenta que esta nueva visión ya es un movimiento que se discute en foros internacionales, como el World Economic Forum. La propuesta de esta iniciativa se centra en un mindset o cambio de mentalidad por parte de las organizaciones y sus líderes. Implica dejar de lado las características del poder (militarismo) y el enriquecimiento personal (mercenario), y se preocupan por construir un legado (propósito) y generar estados de bienestar, que se vean reflejados en la hoja de resultados.

Empresas -como Whole Foods, Southwest Airlines, Tesla, Inditex-, que han incorporado esta filosofía de negocios, reportan un aumento de su valor a una tasa de 175% en los últimos 12 años, en comparación al 70% de las marcas con un rol determinado (Kantar WorldPanel, 2018).

Durante los dos días de congreso, las empresas conocerán cómo funciona la implementación de este modelo de negocios, a través de diversos casos de éxito, pero también “es una oportunidad para que los líderes trabajen en colaboración para fijar una agenda de compromisos, basados en los cuatro pilares del Capitalismo Consciente”, precisó Andrés Fabre:

1. Propósito elevado: Es la diferencia que la compañía está tratando de crear en el mundo. Iplica enfocarse en el propósito superior de un negocio, que inspire, catalice la creatividad, la innovación y el compromiso en la empresa.

2. Cultura y Gestión Conscientes: Se trata de crear culturas que tengan como base la confianza, la responsabilidad, la solidaridad, la transparencia, la igualdad, la integridad, el aprendizaje, la justicia, el crecimiento personal, el amor y el cuidado.

3. Integración de las partes interesadas (Stakeholders): Las empresas conscientes reconocen que cada una de sus partes interesadas es importante, están conectadas y necesita crear valor con y para todos sus grupos de interés.

4. Liderazgo Consciente: Actuar desde este principio significa rechazar una visión de negocios orientada a la compensación. Se busca, por el contrario, enfoques creativos y sinérgicos que ofrezcan múltiples tipos de valor de forma simultánea.

Comentarios de Facebook