Redacción

Siete libros del escritor sinaloense Dámaso Murúa, considerado entre los cuentistas más destacados del Siglo XX en las letras mexicanas, serán reeditados por el Fondo de Cultura Económica en una obra inédita del creador de «El Güilo Mentiras».

Yuri Murúa, hijo del autor homenajeado, aseguró que este proyecto suma una importante oportunidad para autores emergentes, donde destacó la participación de dos sinaloenses: Georgina Martinez Montaño y Samuel Parra.

Ambos, tendrán la responsabilidad de escribir el prólogo de uno de los libros de Dámaso Murúa.

Yuri Murúa.

La responsabilidad de Samuel Parra, originario de Mazatlán, será escribir el prólogo de «Los candiles de la calle» editado por El Colegio de Sinaloa en el 2001. Mientras que Georgina Martínez Montaño escribirá el de «La playa de las cabras».

«Nosotros (los escritores) nos debemos al lenguaje. La palabra es agua y cada historia, el río que las lleva. El escritor es quien domina la corriente. Dámaso Murúa era un río que quiso ser mar a través de la literatura», indicó Parra.

El extinto Distrito Federal

“Los candiles de la calle”, es una serie de crónicas sobre el extinto Distrito Federal, hoy convertido en la Ciudad de México. Es la metrópoli más grande del hemisferio occidental. La más antigua de América. Una de las 10 más ricas del mundo.

Tiene más habitantes que la mayoría de los países de la Tierra. Ahí viven más de 20 millones de personas. Una aglomeración descomunal de sabores, sonidos y olores que mezclan la riqueza con la pobreza, la violencia y los boyantes negocios.

«México no es una ciudad. Es, quizá más que ninguna, lo que ahora son las ciudades desmedidas: una federación de pueblos grandes unidos por esas cosas que unen a esas federaciones. Antes era un dios, un rey, un límite geográfico; ahora es una bandera, un equipo de fútbol, una moneda, una ilusión –y siempre las variaciones de una alimentación y de un idioma. México es tan diversa, tan inabarcable», explicó Parra.

Samuel Parra.

El juego, la tortura de la palabra también es lícita. Para el maestro Dámaso, comentó el autor mazatleco, escribir era erosionar el idioma en la forma que el idioma lo admite. «Es decir, maltratar el verbo, fustigarlo, estrangularlo… para resucitarlo después, como el Evangelio porque en el principio fue el verbo y la mentira».

«La realidad no es real para mí hasta que no se haya pasado por el tamiz de las palabras. Por eso, supongo que escribo con el fin de imaginarme la realidad totalmente real. El arte crea la vida, dice Henry James, y así es», dijo Parra.

Obras y autores participantes

El Güilo Mentiras

Liz Cruz V.

Ciudad de México

ColaChi

Jorge Carlos Musillo

Ciudad de México

Las mujeres primero

Yuri Murua

Ciudad de México

Los candiles de la calle

Samuel Parra

Mazatlán, Sinaloa

El detective tropical

Ricardo Luna

Atlanta, EEUU

Las playas de las cabras

Georgina Martínez Montaño

Mazatlán, Sinaloa

Vacum Totoliboque

Roberto Salinas

Cuernavaca, Morelos

Comentarios de Facebook