Redacción

El libro Guardianas de la luna (Zenith), de Stéphanie Lafranque y Vic Oh, es una invitación a las mujeres para volver a conectarse con algo más profundo, con su esencia cósmica.

El lazo entre la luna y lo femenino es poderoso: no solo sus ciclos se corresponden, sino que, más allá de esto, comparten un simbolismo reconocido por diferentes tradiciones a lo largo de la historia.

Incluso para quienes el ciclo no es parte ya de sus vidas materiales, este sigue formando un vínculo interno para el conocimiento personal y de la naturaleza.

Esta obra es un compendio de sabiduría antigua y conocimientos científicos acerca de ese astro, inseparable de la Tierra, que ha nutrido la imaginación humana: sus fases y la manera de aprovechar su influencia; sus movimientos, «colores», y la forma de seguirlos para establecer una relación con ella.

“La luna es una compañera ancestral que nos guía hasta nosotras mismas. […] Se trata de vivir una vida más natural con el fin de (re)convertirnos en quienes somos de verdad. Entendernos mejor, escucharnos mejor, volver a adueñarnos de nuestro poder personal. Estos conocimientos, junto con una profunda escucha de nuestro ser, nos abren la vía hacia el lado salvaje de la feminidad.”

Guardianas de la luna nos invita a tejer nuestra propia historia lunar a lo largo de los meses y a vivir plenamente la conexión con esta sabiduría ancestral.

Es un libro que conjunta la prosa erudita de Stéphanie Lafranque y las evocadoras ilustraciones de Vic Oh para despertar la conciencia de tu propio ciclo, los sentimientos y sueños que te produce, sus conjunciones con el zodiaco, la herbolaria y la magia, todo desenvolviéndose a lo largo de los meses para inspirar y motivar a la acción y a la integración colaborativa con el universo del que eres parte.

Stéphanie Lafranque.

Stéphanie Lafranque es experta en Reiki y obtiene inspiración de sabidurías ancestrales. Comparte su pasión por los ciclos lunares en revistas especializadas y en su Instagram, @latisanieretatouee.

Vic Oh es artista. Creció en México, donde aprendió acerca de los colores y las emociones, el arte primitivo, el realismo mágico y las culturas ancestrales. Actualmente radica en París. En sus pinturas muestra la fuerza del lado salvaje de lo femenino y el universo místico que nos rodea.

Comentarios de Facebook