Eduardo Guevara

Los investigadores Guadalupe Correa-Cabrera y Tony Payán dan cuenta en La Guerra Improvisada de un periodo reciente de la historia de México que modificó la manera en que el Estado se enfrenta al narcotráfico, con consecuencias que fueron mucho más lejos que la política de seguridad.

La estrategia del gobierno de Felipe Calderón movilizó a las fuerzas armadas hacia un entorno desconocido, condicionó la labor de varios funcionarios y alteró las funciones de algunas instituciones. A casi 15 años de distancia de la guerra calderonista contra las drogas, los resultados son medibles y cuestionables.

La Guerra Improvisada presenta la radiografía de un sexenio, una reflexión sobre lo que significa hacer política en México, un recordatorio sobre la influencia de Estados Unidos en nuestros gobiernos y una mirada prospectiva sobre la seguridad pública en los años venideros.

Un libro de referencia para saber qué sucedió en los años 2006-2012 y cómo se gestó la política de seguridad nacional bajo el mandato de Felipe Calderón. El prólogo corre a cuenta de Sergio Aguayo.

Al análisis de las cifras y las acciones conocidas, se suma el testimonio de 34 personas que estuvieron cerca de los hechos, desde la función pública y la diplomacia hasta la academia, la actividad política o la investigación periodística.

¿Fue de verdad una guerra sin estrategia, improvisada? ¿Hubo presión del vecino del norte para tomar decisiones de políticas públicas, diseño institucional y nombramientos claves? ¿Fue una decisión personal de Calderón para intentar que su presidencia se escribiera en letras de oro?

Las respuestas son varias, pero con más de cien mil muertos, otros miles de desaparecidos y acusaciones graves de violaciones de derechos humanos, está claro que la guerra contra las drogas de Felipe Calderón no terminó con el problema, sino que le dio otra dimensión que seguimos viviendo hoy en día.

Desafortunadamente, el combate al narcotráfico es un asunto que sigue sin resolverse. No hubo avances durante la presidencia de Enrique Peña Nieto y tampoco se vislumbra una mejora significativa con Andrés Manuel López Obrador.

Ante la evidencia de que en México es difícil hacer política pública con planes sólidos de largo plazo, y que las decisiones reactivas son la norma y no la excepción; y con las ventajas de un sólido análisis de largo aliento basado en testimonios de varios actores y estudiosos.

Guadalupe Correa-Cabrera, es doctora en Ciencias Políticas por The New School for Social Research y profesora asociada en la Escuela Schar de Política y Gobierno en la Universidad de George Mason. Por ocho años fue profesora en el Departamento de Asuntos Públicos y Estudios de Seguridad de la Universidad de Texas-Valle del Río Grande campus Brownsville (antes Universidad de Texas en Brownsville, UTB). Es autora de Los Zetas Inc. La corporación delictiva que funciona como empresa transnacional.

Tony Payan, es doctor en Ciencia Política por la Universidad de Georgetown, director del Centro México del Instituto de Políticas Públicas James A. Baker III de la Universidad de Rice y profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. Sus publicaciones incluyen los libros Cops, Soldiers and Diplomats: Understanding Agency Behavior in the Drug War y The Three U.S.-Mexico Border Wars: Drugs, Immigration, and Homeland Security, además de varios títulos en coautoría.

Comentarios de Facebook