Patricia Guillén

En este «Día de Muertos», Restaurantes Toks presentó novedades gastronómicas, además de su tradicional pan de muerto que este año se presenta en cuatro variedades de sabores, innovadoras bebidas para acompañarlos y la hamburguesa Catrina que ofrece una interesante propuesta de tradición y sabor.

Un infaltable de la temporada que además es un componte de los altares es el pan de muerto, este año Restaurantes Toks presenta cuatro variedades de sabores, en versión individual: tradicional con azúcar, chocobrownie, chabacano con chochitos (a semejanza del garibaldi) y de ajonjolí.

Otro clásico de temporada es la hamburguesa Catrina, una jugosa mezcla de sabores integrada por el pan de muerto de ajonjolí, cortado a la mitad para funcionar como suaves bollos. Dentro del platillo resalta la calidad de la carne Angus Beef, acompañada con el aderezo de jalapeño, cebolla francesa y guacamole. La guarnición son papas fritas y zanahorias en escabeche.

Están disponibles los panes tamaño grande para compartir en familia o con amigos, en esta versión los sabores son el tradicional de azahar con cobertura de azúcar y chocobrownie con trozos de brownie con notas de chocolate semiamargo Turín, café y cacahuate.

“Como cada año en Toks en esta temporada de Día De Muertos, los comensales disfrutarán de variedades innovadores en nuestra oferta de pan de muerto con la intención de resaltar nuestras tradiciones y sabores únicos. Además, sus acompañantes, unas dulces bebidas logran una mezcla que resalta aún más los ingredientes de calidad”, señaló Víctor Fabela, chef ejecutivo de Restaurantes Toks.

La frescura del pan deleita al paladar con su textura y sabor, pues además de hornearse a diario los insumos empleados en su elaboración son cuidosamente seleccionados como la harina, la mantequilla y el azúcar que dan como resultado una suave masa, la cual se hornea a la temperatura ideal.

Finalmente, las bebidas que también hacen honor al otoño serán los acompañantes ideales para el pan o este último platillo. La malteada Catrín está compuesta de vainilla, nuestro café de comercio justo Cañada Azul y un toque de chocolate oaxaqueño, con un mini pan de muerto. Por su parte la malteada Cheesecake de fresa logra una cremosa y dulce sensación.

Otra estrella del menú es el café Affogato que contiene helado de vainilla con galleta de chocolate y un shot de espresso del café Cañada Azul y crema batida con chispas de chocolate.

Y para los seguidores de lo más tradicional también está disponible el chocolate caliente que se ha vuelto un clásico en Toks, pues el chocolate es elaborado por mujeres de la comunidad de Santa María Ayoquezco de Aldama, Oaxaca y que también está disponible en barra para prepararlo en casa.

Comentarios de Facebook