Redacción

“La hija del fotógrafo” (Harper Collins, 2021), es la primera novela de Claudia Duclaud, escritora mexicana considerada toda una revelación. En esta obra, la autora nos cuenta una historia de mujeres que rompen estereotipos en busca de encontrar el amor en una segunda oportunidad.

Julia es una chica nacida en el seno de una familia de fotógrafos que ve sus empeños contraponerse a las rígidas expectativas paternas y al estricto ambiente de una sociedad minada por los prejuicios, el machismo y el fanatismo religioso. Su espíritu rebelde y sus anhelos de independencia la llevan a enfrentar los cánones y a romper patrones, al mismo tiempo que descubre el efecto que su belleza ejerce en los hombres. 

Se casa muy joven sin estar enamorada y poco después comienzan los inconvenientes. Una infidelidad con su jefe convierte su vida en una abominable y violenta realidad de la que apenas consigue salir con vida.

Después de múltiples tropiezos tragicómicos y enredos llenos de amor y humor, Julia encuentra un propósito personal y estabilidad emocional al descubrir que, a veces, lo único que logra sacarnos del infierno es una segunda oportunidad.

El Centro de la Ciudad de México es el telón de fondo perfecto para llevarnos de la mano en esta historia que atraviesa generaciones de mujeres que hicieron lo que debieron, se enamoraron y apostaron todo por ese amor, que terminaron con el corazón roto; que terminaron acostumbrándose al: “Así son los hombres”. 

En esta novela quizá veas reflejada la historia de tu bisabuela, de tu abuela y de muchas mujeres mexicanas.

Claudia Duclaud, escritora revelación.

Claudia Duclaud, nació un año bisiesto en la ciudad de los lagos y los volcanes dentro de una familia de fotógrafos. Abogada por amor a las normas y a las cantinas, escritora por adicción a jalarle la cola al tigre y lectora en desesperada búsqueda de ese libro del que ya no conseguirá volver.

Como militante distinguida de la indestructible Generación X, ha aprendido a domesticar ataques de pánico, a revivir después de una larga fase de mosca muerta y a maridar los eventos de sus días con canciones de Queen y de Bon Jovi. Es una mala influencia y su cofradía insurrecta encabezada por Kerouac, Burroughs y Baudelaire, la respalda desde el librero.

Comentarios de Facebook