Patricia Guillén

BBVA México advierte que debido a la falta de control de la epidemia, el camino a la recuperación económica será largo y pedregoso en medio del impacto a largo plazo sobre el empleo y los ingresos por familia, y sin una red de apoyo por parte del gobierno.

El banco Bancomer pronosticó que la economía mexicana se contraerá un 10 por ciento en lo que resta de este 2020, hasta un rango del 12 por ciento a causa del paro de actividades económicas provocado por el COVID-19 y los efectos sobre la inversión privada de la inconsistencia temporal derivada de decisiones de política económica.

“Creemos que la recuperación será lenta y tortuosa porque vamos a ver daño en empresas. También persiste el riesgo de estancamiento debido a la falta de control de la pandemia, mientras, prevemos un rebote hacia un rango de entre 2 y 4 por ciento, suponiendo que la vacuna esté disponible de forma generalizada en el tercer trimestre del 20212”, dijo  Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA México, tras presentar el informe Situación México al tercer trimestre del año.

De acuerdo con el banco, en 2021 la economía podría crecer 3.7 por ciento (rango 2.0% a 4.5%).

”La falta de políticas fiscales y monetarias contracíclicas agresivas y la afectación a la confianza de los inversionistas derivada de las recientes decisiones de política económica han empeorado el ya de por sí desafiante entorno para la recuperación”, dijo Serrano.

Serrano detalló que las cifras más oportunas de actividad económica muestran el mayor declive en abril, pero aún persisten riesgos considerables hacia adelante. Los datos de producción industrial de mayo señalan una caída acumulada de 25.1 por ciento desde el cierre de marzo, aunque los datos de producción automotriz registran señales de recuperación parcial en junio.

El informe también indica que el incremento en el número de casos de contagio en EE.UU. podría generar un estancamiento en la actividad industrial de ese país tras las cifras positivas de junio, lo que representa un riesgo para la mejoría del sector exportador de México, especialmente la manufactura.

Por su parte, el Indicador de Consumo BBVA apunta hacia una recuperación lenta y accidentada del consumo privado ante la pérdida masiva de empleos y el cierre permanente de empresas con efectos de mediano plazo sobre el ingreso disponible de los hogares.

La reapertura gradual de actividades podría generar una reactivación temporal del gasto de las familias, aunque el impulso sería temporal.

Por lo anterior, el banco anticipa una caída del 10.5 por ciento en el consumo privado para 2020 y una reducción de 20.8 por ciento en inversión privada.

Comentarios de Facebook