El Indeleble

La Sonora Performancera es un colectivo de arte oaxaqueño fundado en 2017 por los artistas Roger Zi Chim y Ángel Alado, quienes desean generar plataformas para exponer su labor artística a nivel nacional e internacional.

La agrupación tiene como objetivo “crear momentos y espacios para explorar y desarrollar de manera personal el arte acción; además de crear puentes con colectivos de México y el mundo para desarrollar nuestro arte en conjunto”, comenta Ángel Alado en entrevista.

Explica el cofundador Zi Chim que el nombre alude a un cuerpo en movimiento, uniendo un concepto popular, grupos musicales como La Sonora Santanera, y uno artístico: el performance o arte de acción.

Expresan los fundadores que decidieron dedicarse al arte del performance porque a través de él pueden plasmar sus intereses artísticos y estéticos utilizando su cuerpo.

“El performance es el canal donde puedo trabajar con mi cuerpo como técnica, forma y expresión artística; además de expresar sensaciones convertidas en una acción”, menciona Zi Chim.

Su primer proyecto, Posada performancera, tuvo como objetivo crear un lugar para presentar su trabajo y el de diversos artistas. Se realizó en 2017 y participaron nueve creadores locales, quienes expusieron sus obras en distintas disciplinas con temática libre.

“Nosotros creamos un motivo o un tema y procuramos que el artista invitado haga lo que quiera, siempre cuidamos la libertad del artista y el respeto a su trabajo”, agrega Zi Chim.

Entre sus proyectos más recientes se encuentra No-Action Painting, en el que 18 artistas internacionales y nacionales enviaron un fotoperformance inédito, donde el tema fue pintura clásica.

“Se manejaron elementos que tenían que ver con la proporción, degradado de colores y perspectivas, haciendo alusión al estilo de Jackson Pollock que era echar pintura sobre el formato”, añade Zi Chim.

Exponen los entrevistados que para la creación y selección de los performances consideran tres elementos: el alejamiento con la disciplina teatral, que sean canales de expresión y la conciencia del uso del cuerpo.

A pesar de ser un colectivo, cada obra que presentan los fundadores la crean y realizan de manera individual, trabajando diversos tópicos; en el caso de Ángel Alado desarrolla la cotidianidad y las necesidades visuales y plásticas, mientras que Zi Chim se interesa por explorar los deseos.

Los únicos proyectos que han elaborado en conjunto dentro del colectivo son un performance inspirado en el cuadro Las señoritas de Avignon, de Picasso, y la obra Opus Mayor a 3 tiempos en Escala Richter, cuyo tema fue la música de orquesta y “consistió en acciones sonoras seguidas para presentar un concierto”, explica Alado.

“Queremos elaborar más obras juntos, pero hasta ahora trabajamos como colectivo en los eventos que creamos, realizando piezas individuales porque es importante el respeto al trabajo del otro”, precisa Alado.

Durante sus tres años de trayectoria, una de las dificultades a las que se han enfrentado es que “el performance art es una expresión artística un poco desdeñada por las otras disciplinas más convencionales, por ello tratamos de hacer espacios para darlo a conocer y quitarle ese estigma”, indica Alado.

Pese a la presencia de COVID-19, el colectivo continúa laborando de manera virtual.

Cabe destacar que el colectivo ha colaborado con grupos artísticos y creadores de España, Estados Unidos, Italia, entre otros. Se ha presentado en diversos espacios de Oaxaca como el Forito Arte Acción, en algunas calles del mismo estado, así como en el Festival Internacional de Performance InSitu en Guanajuato.

Para conocer más acerca del colectivo, puede consultar sus redes sociales en Facebook, Instagram y YouTube: La Sonora Performancera.

Comentarios de Facebook