Eduardo Guevara

La trata de personas es el tercer negocio ilícito más lucrativo después del tráfico de drogas y de armas, siendo las niñas y las mujeres quienes representan poco más de 72 por ciento de las víctimas, afirmó María Fernanda Cortés Mendoza, integrante de la organización El Pozo de Vida A.C. que lucha contra este fenómeno delictivo en México y Centroamérica.

México está dentro de los 25 países con mayor incidencia en este delito y a pesar de haber datos poco precisos debido a la falta de documentación y denuncias formales, las estimaciones prevén que hay más de 500 mil víctimas, de las cuales 70 mil son menores de edad y alrededor de 50 mil se encuentran en zonas fronterizas.

La trata de personas contempla diversos modos de abuso, pero a nivel continental entre 50 y 60 por ciento de las víctimas son obligadas a la prostitución, mientras que entre 15 y 40 por ciento son explotadas laboralmente, habiendo un porcentaje extra que engloba otras formas de trata menos conocidas, explicó la socióloga egresada de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

La situación actual demuestra la existencia de un corredor de mujeres desaparecidas en Tecámac, Coacalco, Tultitlán, Cuautitlán y Ecatepec, y de otro conocido como Ciudad Padrote que abarca Tlaxcala y Puebla, así como de ciertas ciudades turísticas de gran explotación sexual, entre ellas Tijuana, Cancún y Acapulco. Por si fuera poco, en la Ciudad de México está el prostíbulo más grande de América Latina: la Merced, donde muchas víctimas son indígenas y llegan siendo menores de edad, lo que las limita a hablar con otras personas, pedir ayuda y denunciar.

Con la pandemia el modus operandi que utilizan también se ha reconfigurado y evolucionado, los tratantes usaron las redes sociales en 22 por ciento de los casos siendo las principales Facebook e Instagram, aunque siguen operando de persona a persona en más de 53 por ciento de las veces.

Además 44 por ciento fue enganchada a través de una oferta engañosa de empleo y alrededor de diez por ciento fue víctima de alguna forma de enamoramiento, entre otras trampas.

En cuanto a la procedencia de las víctimas, 33 por ciento es de la Ciudad de México, 15 por ciento del Estado de México, diez por ciento de Puebla, cinco por ciento de Jalisco y cuatro por ciento de Guerrero, aunque las hay de todas partes del territorio nacional.

El Webinar Un acercamiento a la trata de personas y las diversas formas de explotación en México –convocado por la Unidad Especializada en Igualdad y Equidad de Género de la Unidad Cuajimalpa de la UAM– contó también con la participación de Nicole Marie Gallego, profesora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) e integrante activa de El Pozo de Vida A.C. organización no gubernamental que nació en 2010 con tres áreas de trabajo la prevención, la intervención y la restauración de las víctimas y sus familias.

Gallego insistió en que la explotación sexual no es la única manera de trata de personas, por ejemplo, existe la llamada “condición de siervo”, situación en la que un individuo ha sido reclutado para trabajar en algo, pero se le cobran cuotas muy elevadas de hospedaje, transporte y manutención en general, sometiéndolo a una deuda constante y forzándolo a pagar bajo condiciones agravadas de diverso tipo.

Otro proceder menos conocido es la mendicidad forzada que abusa sobre todo a niños y ancianos obligándolos a pedir limosna en las calles hasta completar una cuota que es dada al explotador a cambio de cierta protección y cuidados.

La adopción ilegal de personas menores de 18 años bajo formas ilícitas también se considera trata, o bien a través de un matrimonio forzado o servil que es cuando un sujeto es obligado a casarse por acuerdo de los padres o de las familias.

Otra forma de trata es a través de la remoción, obtención o venta de algún órgano, tejidos y/o células de seres humanos a cambio de una transacción comercial, sin haber sido regulado por procedimientos médicos, además existe otro modo menos conocido que es la experimentación biomédica ilícita, que implica la aplicación sobre una persona o grupo de procedimientos técnicos de medicación no aprobados legalmente ni bajo su consentimiento.

Las expertas recomendaron que si se está en la calle en una situación incómoda o de peligro es preciso entrar a un lugar público donde no se esté sola o bien rodear el camino, cruzar la calle y, en caso necesario, gritar. Mientras que en el mundo de internet ayuda mucho evitar aceptar solicitudes de amistad de gente extraña, extremar precauciones al publicar fotos e información personal y tener especial cuidado con el uso de la webcam y con perfiles sospechosos. También es muy importante verificar ofertas laborales, en especial cuando se trate de entrevistas presenciales, pero en caso de sospechar o querer denunciar sugirieron hacerlo a la Línea Nacional contra la Trata de Personas 800 5533 000.

Comentarios de Facebook