Eduardo Guevara

ROMA- La Pre-Cumbre de Sistemas Alimentarios de las Naciones Unidas ha reunido a los líderes latinoamericanos para debatir cómo reforzar y fortificar sus sistemas alimentarios nacionales y regionales como parte de los esfuerzos más amplios para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Un reciente informe de la ONU sobre el Estado de la Inseguridad Alimentaria reveló que América Latina y el Caribe registraron los mayores aumentos de inseguridad alimentaria moderada o severa entre 2019 y 2020.

Los sistemas alimentarios de la región también se han visto afectados por eventos climáticos extremos, desde heladas en Brasil hasta tormentas tropicales en Argentina y Uruguay.

Uno de los grupos de soluciones identificados durante los preparativos de la Pre-Cumbre fue el aprovechamiento de la protección social para la reducción de la pobreza, la seguridad alimentaria y la nutrición, con el fin de ampliar los progresos realizados por varios países de América Latina, como Perú, República Dominicana y México.

La vicepresidenta de Uruguay, Beatriz Argimón, en su introducción al debate entre ministros, expresó la necesidad de «escuchar a todos los actores involucrados en los sistemas alimentarios» y lograr «la construcción de consensos políticos y el diseño de estrategias de mediano y largo plazo».

«Las mujeres son agentes de cambio», dijo. «Este entendimiento llevó a Uruguay a adoptar este año un plan nacional de género en nuestra política agrícola, del que estamos muy orgullosos porque es la primera vez que realmente nos preocupamos por escuchar la opinión de las mujeres rurales de nuestro país».

«Vamos a aportar una visión conjunta de las realidades de nuestros sistemas productivos. Somos la región del mundo que más alimentos produce y también la que más servicios ecosistémicos presta. En el tema ambiental, nuestras responsabilidades son comunes pero diferenciadas. La influencia de nuestra agricultura en las emisiones globales de gases de efecto invernadero es muy pequeña», dijo el Ministro de Agricultura y Ganadería de Paraguay, Moisés Santiago Bertoni.

«La agricultura es parte de la solución, no del problema», dijo el ministro de Agricultura de Argentina, Luis Basterra, quien destacó «el fortalecimiento de la investigación científica para permitir una agricultura inclusiva, respetuosa con el medio ambiente y que aporte recursos para superar el hambre», dijo.

El diez por ciento de la población de Centroamérica, con unos 50 millones de habitantes, sufre una grave inseguridad alimentaria.

«Una de las principales políticas y prioridades actuales del gobierno es la gran cruzada nacional por la nutrición. Busca unir a todos los sectores del país para mejorar la nutrición de todas las familias guatemaltecas, pero especialmente con énfasis en las áreas más pobres y marginadas», dice José Ángel López Camposeco, Ministro de Agricultura, Ganadería y Alimentación de Guatemala.

La ministra de Agricultura de Ecuador, Tanlly Vera, también destacó la importancia de la agricultura familiar en su país y su «contribución al abastecimiento de alimentos», pero advirtió que «la pandemia ha retrasado muchos esfuerzos en la lucha contra el hambre».

Comentarios de Facebook