Patricia Guillén

Sabemos que consumir una copa de vino al día tiene distintos beneficios para la salud debido a su gran cantidad de antioxidantes, responsables del color y sabor del fruto. El doctor Eric Rimm, profesor de Harvard School of Public Health, asegura que “las personas que beben moderadamente tienen menos probabilidades de ataques al corazón,  diabetes y suelen vivir mucho más”.

Los atributos del vino están ligados al tipo de uva y su procedencia, de éstos la calidad y cantidad dependen de los polifenoles, que prácticamente es todo aquello que no es agua ni alcohol.  En un vino pueden encontrarse más de cinco mil polifenoles (compuestos vegetales), de los cuales destacan los taninos, resveratrol y procianidinas.

Los taninos son compuestos fenólicos que poseen propiedades astringentes y antiinflamatorias, excelentes para tratar la gastroenteritis.

El resveratrol es una sustancia natural antioxidante que ayuda a detener el envejecimiento y deterioro de las células.

Las procianidinas son capaces de combatir el síndrome metabólico y las enfermedades cardiovasculares, hipertensión y diabetes.

Los cardiólogos sugieren tomar una pequeña o media copa de vino de uva Malbec a diario, ya que actúa directamente en la circulación. Los beneficios de una copa de vino  no sólo se presentan en el organismo, también en el estado de ánimo, ya que activa las endorfinas “las hormonas de la felicidad”, que además de alegrarnos fortalecen el sistema inmunológico.

Así que disfrutar con moderación una copa de #MalbecArgentino es consentirse y beneficiar a nuestro organismo.

Comentarios de Facebook