Karen Hernández Ramírez

Con 45 años de trayectoria como actriz, Mariana Garza ha sellado su trabajo con una carga original al representar a Sugar en “Pequeñas Grandes Cosas” (Teatro Milán), obra donde considera que cada día de función es un gran éxito, un gran logro, una carrera que comienza cada vez que se levanta el telón. “Si no puedes hacer grandes cosas, haz cosas pequeñas de una forma grande”.

– ¿De qué trata la obra “Pequeñas Grandes Cosas”?

– Me gusta que cada día de función es una nueva forma de conquistar al público, de tener a nuevas personas escuchando lo que estás haciendo y es volver a comenzar. Con todo esto que hemos estado viviendo, pues está muy claro que al igual y no se vuelve a levantar el telón.

Entonces hay que aprovechar cada día y por eso agradezco que vengan y que nos ayuden a convocar a más público, a que la gente sepa que estamos en cartelera porque realmente es por día.

Es una obra que realmente hace a las personas sentir cosas que son muy importantes en este momento, después de toda esta incertidumbre, de todas estas pérdidas que hemos tenido en todos los sentidos, es un texto que acompaña ese ese sentimiento y pues estamos muy felices de poder ofrecer un proyecto como éste.

– Consideras que tu personaje Sugar se puede vincular en la vida real con Mariana Garza

– Pues mira, obviamente hay muchas cosas con las que personalmente me siento identificada y motivada me ha ayudado a resolver también situaciones que me ha tocado vivir. Por ejemplo, la muerte de Jaime.

El día que Jaime murió vine directamente de su sepelio, y en la obra hay una parte en la que Sugar habla de ese momento, de cuando está con las cenizas de su mamá.

Y pues por supuesto que para mí el decir esos textos tienen una relevancia muy distinta de cuando te los aprendes y puedes ser empático con alguien que ha vivido eso a cuando lo estás viviendo.

No es un mundo de diferencia y hay varios momentos, varias y textos que me llegan muy muy fuerte, que tienen que ver con experiencias que yo he tenido, otros que no, pero que lo que me han ayudado justamente es a hacer una mujer mucho más empática, a ser una mujer, que es la característica de Cheryl, que es la escritora.

– ¿Quién es el personaje de Sugar?

– Se llama Cheryl Strayed es una escritora, una de sus características es una mujer con un criterio increíblemente amplio, con un amor hacia la vida inmenso, con muchos retos muy fuertes, muy empática. No juzga nada, no juzga a nadie.

Lo único que hace es ponerse al servicio de la gente que le mandó sus cartas. Con sus experiencias que ella ha vivido da consejos, me siento muy identificada porque de alguna manera la razón por la que yo hago teatro es eso es poner al servicio de las personas las vivencias que yo he tenido.

– A pesar de la pandemia “Pequeñas Grandes Cosas” llegó a las 100 representaciones, ¿Cómo te sientes?

– Es un triunfo enorme, siempre de velar placas de 100 representaciones, ha sido motivo de muchísimo orgullo y de felicidad para todas las compañías, porque es difícil continuar y mantener temporadas largas.

Afortunadamente vengo de una generación en la que el teatro se hacía de martes a domingo y que si se hacían gran cantidad de funciones de cada obra he podido hacer pues de algunas obras incluso con “Yo madre, yo hija” hicimos seiscientas, con “Vaselina” hicimos quinientas.

También son motivo de festejo, pero como bien dices, en esta época lograr por todo lo que representa estar más de 100 funciones en cartelera es verdaderamente un trabajo titánico de un equipo muy grande, de mejor teatro, de toda la gente que hace marketing, de la prensa, de la producción de Morris, Max Antúnez, que es nuestro productor ejecutivo, del equipo creativo, de toda la producción y los actores somos Noemí Espinosa, Alex Morales, Marcos Prados y alternan funciones Daniel Breton y también estuvo Amanda Fará, nosotros seis hemos estado disfrutando de este proyecto y comprometidos con Morris y poder ofrecerle al público esta puesta en escena que de verdad vale la pena, la gente sale muy conmovida, sale muy tocada.

Nos han dejado recados, cartas de los buzones que están aquí en el lobby para que la gente escriba cosas, nos han dejado unas cosas verdaderamente preciosas.

– Ahorita con lo de la pandemia, el aforo es menos platícanos ¿Cuál es el aforo y las medidas de seguridad del teatro Milán?

– Aunque normalmente tenemos 260 butacas y ahorita estamos al 50 por ciento, y afortunadamente hemos tenido una gran aceptación y una gran respuesta. El foro hace muy complicado mantener la temporada es algo que le agradeceremos infinitamente a Moris, al mejor teatro en el hacer este compromiso con nosotros por continuar teniendo el espacio abierto y la oferta para el público.

Hemos sido semana por semana y esperamos, que venga más gente y que conforme se nos permita tener un aforo mayor, pues seguir abriéndolo y sobre todo recibir a la gente.

Que la gente tenga la confianza de venir, de saber que no está en riesgo, que lo tenemos muy vigilado, hacemos todo lo que se necesita al ingreso de las personas.

Todos con su cubrebocas hacemos pruebas de todo el elenco, limpiamos profundamente el espacio y eso es algo que me siento muy orgullosa un teatro muy limpio, siempre hemos cuidado mucho que sea una experiencia muy agradable venir al teatro y bendito sea Dios, desde que reabrimos tenemos saldo blanco.

No somos un lugar de riesgo, vienes y estás sentado junto a la persona con la que tú vengas y si vienes solo, puedes estar aislado la distancia es suficiente, todos nuestros filtros, los aires, la sanitización. En fin, todo, todo lo necesario, nunca vamos a escatimar y de alguna manera eso lo debemos que tener siempre.

Somos un teatro que desde que estamos operando hace siete años hemos recibido reconocimientos de Cofepris, con todos los protocolos que nos piden, vienen a limpiar, es nuestra fuente de trabajo y es nuestra fuente de conectar con el público. Entonces cuidamos muchísimo que no sea un espacio que genera ningún riesgo para nadie.

– ¿Tiene algún otro proyecto en puerta aparte de “Pequeñas Grandes Cosas”?

– Pues mira, nosotros hablando del señor Pablo Perroni y yo todo el tiempo estamos 24/7 programando y generando proyectos. Pablo tiene los martes un monólogo aquí en el Milán.

Es una obra que lleva varios años haciendo y que siempre ha tenido mucho éxito para la temporada y regresa y vuelve a ser muy exitosa. Eso es los martes y se llama “Puras cosas maravillosas” y luego está por estrenar en el Foro Lucerna, otra producción que se llama “Ciudad Luminosa”.

Y en los dos proyectos está él como productor y actor, porque para muchas producciones es muy complicado con el aforo tan reducido. Pero básicamente el trabajo de todos los días es recobrar la cartelera que teníamos. Son dos espacios y es normalmente trabajábamos de lunes a lunes los dos espacios y entonces pues poco a poco estamos recobrando eso, esa posibilidad de detener todos los días alguna producción, porque nosotros no tenemos subvención, no hay ningún programa que nos permita tener los sueldos de nuestro equipo, de nuestro staff.

Nosotros tenemos un staff fijo de 22 personas, operan en las funciones, los ingenieros, la gente que nos ayuda en administración, en limpieza, seguridad, toda esta gente depende de que el teatro tenga producciones.

– ¿Cuánto tiempo va a durar la temporada?

– Lo que el público decida, que nos ayude a recomendar, porque no hay mejor recomendación que la que es de corazón, y de boca a boca. Y agradezco otra vez su espacio para que la gente sepa que estamos aquí, que es un espacio seguro, que pueden obtener muchísimos beneficios de venir.

Comentarios de Facebook