Patricia Guillén

La torta ahogada es uno de los platillos más emblemáticos de la gastronomía tapatía, que destaca por sus elementos esencialmente jaliscienses como son el birote, las carnitas de cerdo y los dos tipos de salsa que se utilizan para darle ese toque único e inigualable.

En definitiva, muchas y muchos tapatíos complementan la torta ahogada con un refresco o la tradicional agua de horchata o limón, sin embargo, a continuación, te presentamos tres maridajes que quizá no habías considerado, pero que van muy bien con este platillo tapatío.

¿Con vino?

Quizá muchos pensarán que esta combinación no es una buena idea, sin embargo te podemos garantizar que es todo lo contrario. La fusión de los sabores fuertes y salados que ofrece la torta ahogada desde el pan, las salsas y las carnitas, hacen un increíble maridaje con algún vino blanco, rosado e incluso tinto.

Sugerimos algunos vinos con uvas como Chenin Colombard, Chardonnay, Syrah, Sauvignon Blanc, Cabernet Sauvignon o Tempranillo. La acidez de los vinos blancos son el soporte ideal en el paladar para la grasa de la carne confitada, resaltando la textura y salinidad del birote.

Por su parte, la personalidad de los vinos tintos abraza de sobremanera el sabor y textura de la carne de cerdo dentro de la torta ahogada, será una explosión de sabores tostados con un punto dulce de frutos rojos. 

Sabor 100% tapatío

Por supuesto, en esta lista no se puede quedar fuera el destilado más tapatío que gracias a su versatilidad y ligereza se convierte en un aliado perfecto para acompañar la comida callejera mexicana, ya sea en solitario o como cóctel.

La torta al tener complejos e intensos sabores con las salsas y las carnitas, puede combinar muy bien con las diferentes etiquetas de tequilas reposados, no sólo por el peculiar sabor de agave que ofrece, sino por los toques intensos que le da el tiempo en barrica de madera, y esos tonos dulces y frutales que se adhieren a los aromas a chiles y a la textura del birote.

Si lo que quieres es acompañar este platillo con un cóctel, te recomendamos que busques bebidas con base en cítricos o frutos rojos y con características refrescantes para hacer un contraste con la torta, o cócteles con tendencia ácida, fresca o especiados.

Sin alcohol

Ver garrafas de aguas frescas es algo muy típico de México, pues se elaboran durante todo el año a partir de frutas de temporada. Aunque hay un sinfín de sabores frutales, te recomendamos acompañar la torta ahogada con una deliciosa agua de lima, bebida que se encuentra fácilmente en toda la Perla Tapatía. 

La lima se distingue dentro de los cítricos por tener un sabor muy particular. Su carácter aromático brindará un contraste muy agradable con la torta ahogada, potenciando los condimentos de las salsas y, con la fresca acidez de su sabor, resaltará el sabor y la grasa de las carnitas.

El agua de lima es muy popular en Guadalajara, no así en la mayor parte de la República Mexicana, sin embargo, su preparación es muy sencilla, simplemente es exprimir seis limas en dos litros de agua, agregar azúcar al gusto, hielos y listo. Desde hace varios años ya, el movimiento gastronómico de la Perla Tapatía ha destacado por la evolución y reinvención de los sabores y platillos, sin embargo hay algunos de estos – como la torta ahogada – que son emblema de la identidad de la región. Por ello, durante tu visita a Guadalajara, no olvides probar este delicioso platillo 100% tapatío.

Comentarios de Facebook