Patricia Guillén

La representación mexicana de la Masonería, exhortó a sus miembros en todo el mundo, para que desde sus áreas de influencia, presionen a gobiernos, grupos económicos, partidos políticos y religiones, para llevar a la práctica los acuerdos firmados por los estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en virtud de que se impida el acaparamiento de vacunas necesarios para el combate al Covid-19.

Los representantes de las logias en Acapulco, Campeche, Chilpancingo, Ciudad de México, Ciudad Juárez, Colima, Cuautitlán, Cuernavaca, Guadalajara, Oaxaca, Puebla, Veracruz y Zacatecas, exigieron lo anterior mediante un comunicado.

Mismo que resaltó los estragos tras la aparición del virus SARS-CoV2 que le ha dejado en la humanidad alrededor de 110 millones de infectados y cerca de 2.5 millones de defunciones.

“Los daños directos a la salud de las personas se han agudizado por las condiciones de precariedad en que subsiste la gran mayoría de los seres humanos en todo el planeta”.

Acusaron que tal vulnerabilidad es derivada de la escasez de servicios e insumos alimentarios, sanitarios, médicos y educativos en grandes masas de población y en todos los países, pero principalmente en las regiones de mayor pobreza y desigualdad.

Para los masones, a la devastación sanitaria se ha sumado “un gran daño económico por el confinamiento, la suspensión de labores productivas y el consiguiente desempleo, sin que hasta la fecha se avizore algún programa global de mitigación, evidenciando la fragilidad e insensibilidad de los sistemas geopolíticos y económicos”.

La Gran Logia Independencia número 2 alertó del acaparamiento “e injusta distribución de las vacunas, al grado de que sólo entre seis países se concentran más de 100 millones de dosis, mientras los pobladores de muchas otras naciones no tienen acceso a ninguna, contraviniendo de manera inaceptable el acuerdo propuesto por el gobierno de México el 26 de marzo de 2020, y aprobado por la ONU”.

Dicho acuerdo versaba sobre la distribución justa y equitativa de los insumos y vacunas para combatir a la pandemia.

Los masones mexicanos se dijeron preocupados “por la falta de acciones efectivas por parte de las grandes instituciones internacionales, supuestamente creadas y sostenidas precisamente para encausar esfuerzos en favor del progreso humano”.

Y urgieron a la ONU y a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN); a las diferentes religiones; y a las asociaciones protectoras del medio ambiente a materializar los principios universales de “fraternidad y auténtica defensa de los Derechos Humanos”.

Comentarios de Facebook