Diego Ríos

Este 4 de junio comienza una Rectoría de puertas abiertas que privilegiará el acuerdo entre las partes, la labor colectiva y una posición de servicio, pues “entiendo el liderazgo académico, no a partir de la verticalidad del organigrama, sino de la horizontalidad del trabajo codo a codo y donde las acciones inician, no como resultado de la imposición, sino del convencimiento”, declaró el maestro Octavio Mercado González, luego de rendir protesta como titular de la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) para el periodo 2021-2025.

En su mensaje a la comunidad –en una ceremonia transmitida en directo desde el patio central de esa sede– sostuvo que las instituciones públicas de educación superior deben entenderse como un motor de transformación social que produce cambios duraderos en la vida de individuos y colectividades, y cuyas funciones sustantivas deben ser interpretadas a la luz de esta noción.

La docencia no puede ser vista sólo como la habilitación de recursos humanos para su inserción en el campo laboral, sino que requiere de una mirada de mayor amplitud para percibirla como la formación de una ciudadanía crítica y con capacidad de agencia que permita transformar las condiciones de su vida cotidiana.

La investigación es, por supuesto, producción de saber, pero aun esta afirmación requiere ser situada, “en tanto la idea de indagación que perseguimos de buscar la producción de conocimiento significativo, que impacte en el desarrollo de disciplinas y campos académicos, con la misma fuerza con que lo hace en la manera en que habitamos el mundo y nos relacionamos con él”.

La tercera función sustantiva –la preservación y la divulgación de la cultura– no puede ocupar el lugar accesorio que en distintos espacios de la sociedad se asigna a la cultura, sino que debe ser vista en toda su extensión, como una herramienta de enorme potencial para la divulgación de la ciencia y la vinculación social, generando procesos en los que la Universidad lleva su producción a la población, pero la casa de estudios aprende también de su entorno, enriqueciendo la práctica docente.

El maestro Mercado González afirmó que “movernos entre condiciones cambiantes como la actual nos obliga a ser sumamente precavidos en cualquier decisión que pueda poner en riesgo a la comunidad” y en estos momentos, quizá lo único seguro es que “no lo sabemos todo aún respecto del virus SARS-CoV2 y que las condiciones pueden cambiar, por lo que siempre debemos de estar listos para un repliegue que ponga a salvo a los miembros de la Institución.

“En esto queremos ser enfáticos: la prioridad seguirá siendo –como lo ha sido hasta ahora– la seguridad de toda la colectividad, por lo que el retorno a lo presencial se dará bajo esa orientación y será fruto de la deliberación conjunta en distintos niveles y momentos”.

El Rector de la Unidad Cuajimalpa anunció que el trimestre 20-P está siendo planeado en modalidad remota en su gran mayoría, abriendo sólo la posibilidad de realizar, en algunas unidades de enseñanza aprendizaje, un número determinado de actividades presenciales que deberá mantener un carácter optativo y voluntario.

También será apoyada la reactivación de la infraestructura de investigación del campus para que el personal académico pueda retomar sus proyectos y dar continuidad a sus labores de indagación, en mejores condiciones.

La llamada nueva normalidad “nos aguarda, no un retorno, sino la entrada a otra etapa en la historia de nuestra Institución. Los distintos momentos de crisis de los últimos años: temblor, huelga, pandemia han ayudado a conformar un espíritu de debate y renovación que recorre, de manera virtual, nuestras unidades, por lo que en los próximos tiempos estaremos atestiguando una reflexión colectiva en las sedes a propósito de las funciones sustantivas, frente al horizonte de los 50 años de nuestra Universidad”.

La presidenta en turno de la Junta Directiva, doctora Concepción Gutiérrez Ruiz, destacó que en el proceso de designación se llevaron a cabo 35 citas en las que participaron 51 personas. Además se recibieron 185 escritos, tanto de los miembros de la UAM como de otras instituciones del país y el extranjero.

La Junta Directiva tomó en cuenta, no tanto la cantidad como la calidad de las opiniones y argumentos vertidos durante el mecanismo de auscultación. También fueron analizadas las trayectorias docentes y de investigación científica, así como la experiencia en la gestión administrativa y se revisaron las propuestas de planes de trabajo, las cuales fueron discutidas con los aspirantes durante la entrevista con los miembros de dicho órgano.

La doctora Gutiérrez Ruiz destacó que en su diagnóstico sobre la Unidad el maestro Mercado González consideró prioritario articular una planeación que permita retomar los planes de construcción del campus, aprovechar la experiencia adquirida de la educación a distancia, pero resaltando las bondades de la modalidad presencial; la reactivación de la indagación mediante la reapertura en condiciones de seguridad, y los apoyos a proyectos interdisciplinarios.

También observó cómo las circunstancias producto de la emergencia sanitaria han permitido un inesperado impulso a los procesos respecto de la gestión universitaria, lo que podrá ser útil en el futuro en el trabajo cotidiano.

Además señaló la necesidad de fortalecer el ámbito de la legislación en la Unidad Especializada de Equidad de Género e integrarla a la estructura de la Universidad, entre otras propuestas sobre el quehacer institucional.

La doctora Gutiérrez Ruiz dijo que ser Rector de esta Unidad va más allá de dirigir una organización: es un acto pedagógico que involucra pasión; relacionamiento con comunidades; distribución del poder; trabajo en equipo; motivación, y responsabilidad frente al mejoramiento continuo de la calidad.

“Estoy segura de que el maestro Octavio Mercado se rodeará de un equipo plural, capaz y sensible a las necesidades de la comunidad y su resolución”, puntualizó.

El doctor Eduardo Peñalosa Castro, rector general de la UAM, destacó que en los últimos cuatro años la Unidad Cuajimalpa ha procurado robustecer su vida colegiada; conformar un ambiente de mayor equidad para los universitarios, y generar una estructura que facilita los procesos de investigación interdisciplinarios e interinstitucionales, con acciones tendientes a una simplificación administrativa, entre otras, por lo que agradeció el trabajo del doctor Rodolfo Suárez Molnar al frente de la sede.

Conocedor del perfil de las alumnas y de los alumnos, de la planta académica y de la fuerza que la Unidad otorga al resto de la Institución, el maestro Mercado González identifica retos importantes, entre ellos, reforzar la tarea docente y la oferta de posgrados; fomentar proyectos interdisciplinarios estratégicos; mantener una cultura comunitaria fincada en el respeto, la equidad y la solidaridad entre todos, e impulsar la enseñanza en modalidad presencial, ante la inminente reanudación de las actividades bajo ese esquema sobre una nueva realidad.

“Tengo la certeza de que la gestión que inicia habrá de conducir el buen desarrollo de la Unidad Cuajimalpa, de cara el vigésimo aniversario de su fundación, dijo el Rector General, quien deseó éxito al nuevo Rector.

El doctor Suárez Molinar agradeció la colaboración de directores, secretarias y secretarios y coordinadores, por la administración compartida “a pesar e incluso gracias a nuestras diferencias”.

Al maestro Mercado González, además de agradecerle, deseó buenaventuras para su mandato, “que no sólo salen de las coincidencias y aprecio personales, sino también del hecho, por demás evidente, de que todo fracaso de un órgano personal trae consigo algún daño para al menos una parte de su comunidad”.

Los cimientos y urdimbre de la gestión que inicia son sólidos y resistentes, así que no es necesario desearle buena suerte porque no será la fortuna la que la determine”.

Comentarios de Facebook