Redacción

El sentido de la audición es fundamental para el desarrollo adecuado del ser humano, ya que le permite percibir y comprender el mundo, así como desenvolverse en entornos profesionales, sociales y personales.

Actualmente, la pérdida de audición afecta a más de mil 500 millones de personas en el mundo, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, de las cuales 430 millones necesitan servicios de rehabilitación. La organización también estima que para 2050, 2 mil 500 millones de personas tendrán una discapacidad auditiva.

Cada 3 de marzo se conmemora el Día Mundial de la Audición, fecha designada por la Organización Mundial de la Salud para promover la detección temprana de cualquier tipo de problema auditivo.

En el marco de esta conmemoración Doctoralia, la plataforma que conecta a profesionales de la salud con pacientes y que además posee el software de gestión más robusto y completo, comparte algunos mitos y realidades sobre la pérdida de audición:

Mito: las personas mayores son las únicas que padecen pérdida de audición.

Realidad: la Organización Mundial de la Salud señala que los adolescentes y adultos jóvenes corren mayor riesgo de pérdida auditiva debido al uso inseguro de dispositivos de audio y a la constante exposición a niveles de sonido dañinos.

Mito: los problemas auditivos son solo hereditarios.

Realidad: en un porcentaje bajo patologías auditivas como la hipoacusia o la otosclerosis están ligadas a factores genéticos. Regularmente las enfermedades auditivas están relacionadas a infecciones, ingesta de medicamentos o afecciones metabólicas.

Mito: la pérdida de audición no causa efecto en mi estado de salud.

Realidad: no tratar a tiempo la pérdida auditiva puede aumentar el riesgo de sufrir deterioro cognitivo, aislamiento social, depresión, demencia y tener afectaciones en la memoria a corto plazo.

Mito: la pérdida auditiva no se puede prevenir.

Realidad: cuidar de la salud de los oídos es clave para evitar la pérdida de audición, medidas como evitar la exposición a ruidos fuertes y acudir con frecuencia a un especialista son importantes para mantener saludable el sentido auditivo.

Mito: si puedo escuchar algún sonido, no necesito usar audífonos.

Realidad: una pérdida parcial de la audición ocasiona que muchas personas no le tomen la importancia debida, sin embargo, puede afectar de manera negativa las capacidades cognitivas, laborales y sociales. El uso adecuado de audífonos permite al cerebro volver a aprender cómo escuchar, lo que mejora en las personas el estado de ánimo, la movilidad, la independencia y la interacción social.

Las enfermedades auditivas se pueden desarrollar por diferentes causas, por lo que la detección temprana es crucial para la identificación y el tratamiento, estas son algunas de las recomendaciones de prevención:

  1. Acudir a un especialista de la salud para darle seguimiento personal a cada caso
  2. Realizar un estudio de audición una vez al año
  3. No usar medicamentos nocivos para la salud auditiva
  4. Evitar la exposición a ruidos fuertes
  5. Vacunar a niños y adolescentes contra la rubéola, meningitis, parotiditis y sarampión

Recuerda, que, en caso de presentar algún síntoma como zumbido en los oídos o niveles bajos en la audición, es recomendable acudir con un especialista. En Doctoralia puedes encontrar más de 190 mil profesionales de 70 especialidades diferentes como audiología, otorrinolaringología, entre otras, quienes pueden brindar una consulta tanto presencial como en línea. 

Comentarios de Facebook