Patricia Guillén

La contratación externa es un esquema que puede beneficiar a la recuperación de empleos perdidos por el COVID-19, dicha actividad ayuda a las empresas para que se concentren en el desarrollo del negocio mientras un tercero apoya en la atracción de talento; incluso, en algunos casos permite transitar de empleados informales a la formalidad.

Sin embargo, para que este esquema impulse beneficios es necesario aplicar con rigor el marco de la regulación vigente, estipulada en la Ley Federal del Trabajo en 2012, de lo contrario, podría haber un incremento a la contratación por outsourcing ilegal.

Las empresas buscarán beneficios del empleado sin darles prestaciones laborales, además de la evasión fiscal, dijo Héctor Márquez Pitol, director comercial y de relaciones institucionales de ManpowerGroup.

”Cada vez hay más outsourcing ilegal, y esto es un reto en donde tiene que ver el gobierno para que esto se regule y cierre las puertas a la ilegalidad”, dijo Márquez Pitol.

Héctor Márquez insistió en que es urgente regular dicho esquema de outsourcing, ya que, debido al cierre de actividades por la contingencia sanitaria varias empresas podrían emplear dicho modelo laboral con la finalidad de evadir impuestos.

Manpower refiere que las industrias con mayor uso de este esquema serían la minería y manufacturera.

Tras señalar que la subcontratación en el país representa 13 por ciento del personal ocupado en el país; Márquez Pitol explicó que ha venido creciendo desde el 2004; la regulación de 2012 ha permitido que se queden en el mercado las empresas que realizan un buen outsourcing; entre 2004 y 2009 el crecimiento de la subcontratación fue del 67%; entre 2009 y 2014 del 29 por ciento, y en estos últimos 5 años del 37 por ciento.

Expuso que los datos del Censo Económico reportaron que las empresas que utilizan más esta forma de La subcontratación  son las medianas, con una participación de 31.2%; le siguen las grandes con 23.3%; las pequeñas con 17.6% y las Micro con el 4.4 por ciento.

Respecto a los sectores, Márquez Pitol comentó que Minería representa 19.5% de los casos de subcontratación en el país, con empleo para 62 mil 985 personas, seguido por manufactura con 1 millón 120 mil 309 colaboradores contratados (16.5%) y comercio, con 1 millón 333 mil 365 trabajadores, equivalente a 15.9% de los subcontratados.

Héctor Márquez indicó que la subcontratación no será un apoyo importante solo por el volumen de empleos, sino también porque es una oportunidad para ser empleado de manera formal. Eso representa la oportunidad para acceder a prestaciones como el seguro social, Infonavit, fondo de ahorro para el retiro y vacaciones.

“Es un esquema que desarrollado conforme a lo establecido por la Ley Federal de Trabajo representa un impulso para la empleabilidad en el país”, puntualizó Márquez.

En los últimos cinco años, hay otras industrias que tuvieron un incremento superior, según refiere el Censo realizado por INEGI.

Por ejemplo, electricidad, agua y suministro de gas pasó de 3 mil 104 a 89 mil 758 contratados por outsourcing, un crecimiento del 2 mil 791.7 por ciento. Por su parte, agricultura, caza y pesca, sumó a los 8 mil 734 trabajadores en este esquema en 2014 un total de 3 mil 660 empleados más, registrando un crecimiento de 41.9 por ciento.

Finalmente, ManpowerGroup, compañía global líder en soluciones de capital humano indicó que en esta época, derivado de la pandemia, se registró una importante cancelación de empleos que supera el millón de puestos de trabajo; por lo que la subcontratación, al ser flexible, permite cubrir de manera rápida los puestos de trabajo en todo el país.

Comentarios de Facebook