Diego Ríos

Ante la salida (o despido), de varios reporteros e incluso algunos conductores estelares de La Octava, parecía que la calma había llegado a Grupo Radio Centro, hasta que su director general, Juan Aguirre Abdo, anunció mediante un memorándum que necesitado de fluidez financiera había acordado con Grupo MVS la venta de la 97.7.

“Esta operación permite a GRC acceder a importantes recursos económicos con los que lograran enfrentar la reestructura organizacional, técnica y financiera que está en curso” argumentó Aguirre Abdo, al paso de avisar a sus socios financieros que con tal medida buscaba recuperar el valor de la empresa multimedios “GRC y todo su personal siguen profundamente comprometidos con sus accionistas e inversionistas, para seguir generando más valor a la empresa”.

Y no es para menos, el pasado 13 de mayo, Grupo Radio Centro cayó en el incumplimiento de un pago por 330 millones de pesos a sus tenedores de certificados bursátiles, razón que llevó a la calificadora HR Ratings a disminuir su nota, y con esto, la empresa aparte de endeudada, paso a valer menos en el mercado de valores.

La crisis económica que vive Radio Centro no es novedad, aunque a diferencia de la comunicación emitida por Aguirre Abdo para anunciar que sus tenedores de créditos le habían concedido una prórroga de 30 días para saldar su deuda, esto tras argumentarles que la situación financiera de la empresa de medios se debe a “la crisis sanitaria y económica provocada por el COVID-19” que llevó a sus clientes a “reducir en forma extrema su presupuesto destinado a publicidad”, en la revista Zócalo han seguido la debacle que ha llevado a GRC a vender una tras otra sus distintas concesiones tanto en México como en Estados Unidos.

En la edición 234 de Zócalo (agosto 2019), el analista financiero y también periodista Alberto Barranco Chavarría, actualmente embajador de México ante el Vaticano, advertía “Radio Centro está en una catarata de demandas laborales y acumula una deuda calculada por analistas en 4 mil 414 millones de pesos, el doble del valor de capitalización de la empresa que cotiza en la Bolsa Mexicana de Valores. Está quebrada. Vendió el canal que tenía en Los Ángeles, ahora podría vender su canal de Monterrey”, ha pasado casi un año de aquella entrevista, y las cosas no han mejorado ni siquiera luego de que  por fin lanzaron su canal de televisión local.

@diegorioz

Comentarios de Facebook