Redacción

Solemos creer que la instrucción abarca sólo un periodo de nuestra vida, que al terminar una carrera estaremos preparados para enfrentarnos a la vida profesional. Sin embargo, el aprendizaje nunca termina, siempre hay nuevas habilidades y conocimientos por aprender, sin importar la edad o el nivel educativo.

Ya sea para emprender, alcanzar un nuevo puesto en la empresa donde trabajamos o por el simple gusto de aprender, la idea es seguir estudiando. De eso se trata el Lifelong Learning, de adoptar una cultura de aprendizaje a lo largo de la vida.

La UNESCO introdujo este concepto tomando en cuenta las motivaciones, habilidades y formas de aprender de quien se educa, y mirando al aprendizaje desde una perspectiva social, como un esfuerzo colectivo que fortalece a las comunidades. Se trata de mirar al aprendizaje a lo largo de la vida como un bien común, como un nuevo derecho humano que todos podemos ejercer en las diferentes esferas de nuestra vida.

El Lifelong Learning promueve una visión holística del aprendizaje, una comprensión más amplia y completa de este, en el sentido de que es permanente y abarca cualquier momento de nuestra vida, puede existir dentro y fuera del sistema educativo, lo pueden realizar personas de todas las edades a través de una serie de modalidades (presencial, a distancia, en línea) y se refiere a todos los dominios del conocimiento.

Para alcanzar este concepto en toda su plenitud es primordial que las instituciones educativas adopten la cultura de aprendizaje a lo largo de la vida y adapten sus programas de estudios de una forma democrática y abierta a todos los que quieran aprender.

En este sentido, la vicerrectoría de Educación Continua del Tecnológico de Monterrey trabaja por alcanzar la visión holística del Lifelong Learning, creando planes de estudios y modelos innovadores de aprendizaje que ayudan a individuos y organizaciones a cumplir sus objetivos de aprendizaje durante toda la vida, lo que impacta positivamente en los ecosistemas educativo, empresarial y social.

El Tec de Monterrey ha detectado a algunos actores clave que buscan el Lifelong Learning. Están los game changers, quienes buscan adquirir nuevos conocimientos, pero además formarse para impactar en su entorno, ya sea en su trabajo, emprendimiento, comunidad o país; ellos están dispuestos a invertirle tiempo a su aprendizaje constante y valoran el networking, así como compartir experiencias.

También están quienes necesitan obtener nuevas herramientas para desenvolverse en el mundo laboral, ya sea en la modalidad de reskilling (aprender nuevas competencias y habilidades para ascender) o upskilling (obtener conocimientos actualizados para su puesto de trabajo). Ambos aprendizajes requieren programas actualizados.

Asimismo, algunos buscan cursos cortos para cumplir con algún requisito de su empresa y otros aman aprender y a veces optan por estudiar un campo distinto al de su profesión.

Todos estos learners, al igual que las organizaciones preocupadas por el bienestar y aprendizaje de sus empleados, pueden encontrar en el Tec carreras y cursos de vanguardia, modelos innovadores de aprendizaje, sólidas redes de colaboración, un alto nivel de exigencia y calidad, así como asesoría y acompañamiento de largo plazo. Son 152 programas académicos en las áreas de Arquitectura y Diseño, Ciencias de la Salud, Ciencias Sociales y Gobierno, Humanidades y Educación, Ingeniería y Ciencias, y Negocios. Se ofrecen de forma presencial, híbrida o en línea.

Comentarios de Facebook