Redacción

Los humedales son áreas que están intermitentemente inundadas, lo que los vuelve un ecosistema que contribuye al control de inundaciones, favorecer la diversidad de plantas y animales y mitigar el cambio climático, regulando el ciclo del agua.

México cuenta con 6 mil 331 humedales de diversos tipos, tales como manglares, pantanos, lagos, ríos, oasis, marismas, pastizales, estuarios y ahora también, humedales artificiales que contribuyen al almacenamiento de agua y recarga de mantos acuíferos, regulación del clima, producción de alimento y hasta turismo y esparcimiento.

Como ejemplos de estas soluciones inspiradas en la naturaleza están; el humedal artificial en el parador turístico de la localidad de Yokdzonot en Yucatán, inaugurado por la sociedad cooperativa Záaz Koolen Háa y el humedal de Cihuatlán, Jalisco, inaugurado recientemente por Arca Continental, como parte de una estrategia integral de acceso al agua.

Este último, junto con otros 3 humedales desarrollados por la Industria Mexicana de Coca-Cola, brindarán agua para proyectos productivos en distintos puntos del país, impulsando el bienestar de más de 80 mil personas.

Para crear estos humedales artificiales, se han desarrollado tecnologías amigables con el medio ambiente. Durante la fase de depuración se utilizan plantas nativas acuáticas que tienen la función de eliminar bacterias y olores, para pasar posteriormente por un proceso de desinfección con luz ultravioleta que permite utilizar el agua resultante en proyectos productivos, como el riego de viveros de cultivo y venta de flores, lo que representa un ingreso económico para el sustento de las familias en la comunidad.

En resumen, además de ser ecosistemas que mejoran la calidad del agua, son áreas que multiplican bienestar y desarrollo para todo el planeta.

Comentarios de Facebook