Eduardo Guevara

Adriana Rosales Dávila, egresada de la Licenciatura en Diseño Industrial de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), fue reconocida por la Rectoría de la Unidad Xochimilco de esta casa de estudios y el despacho especializado en propiedad industrial Jalife Caballero y Asociados, por la acción emprendedora en el desarrollo del proyecto NINFEM Espejo vaginal para uso en la práctica ginecológica. 

En una ceremonia efectuada en la Sala de Consejo de la citada sede académica, la alumna de la generación 2015-2020 explicó que se trata de un instrumento médico innovador que sustituye al espéculo conocido como pato, utilizado en dicho ámbito de la salud para realizar exámenes, procedimientos diagnósticos y tratamientos en cavidades corporales.  

Este prototipo permite abrir las paredes vaginales para un examen sin posibilidad de cierre repentino y evita las incomodidades en las pacientes, al brindar características físicas más favorables: temperatura ambiente, material flexible, compactación, inserción ergonómica y apertura silenciosa, entre otras.  

Está fabricado en silicón grado médico, es decir, biocompatible, por lo que se logra la compactación y es suave al contacto, haciéndolo mucho más conveniente para la zona íntima. Consiste en un cuerpo hueco con forma cónica-cilíndrica y al menos dos elementos estructurales de soporte resistentes y rígidos para lograr la apertura necesaria durante la examinación ginecológica. 

Por su diseño ergonómico y flexible facilita la adaptación y el movimiento durante la praxis, así como la capacidad de expansión autónoma y suficiente amplitud para el campo de visión. Además, las valvas se reemplazan por un túnel a través del canal vaginal, con una manipulación sencilla y simple dentro y fuera de la cavidad, así como una extracción rápida y fácil.  

Rosales Dávila expuso que el proyecto surgió de una inquietud personal, pues después de diversas consultas ginecológicas y conversaciones casuales con otras mujeres “me di cuenta de que la experiencia suele ser, en la mayoría de los casos, muy incómoda y a veces preferimos prescindir de ella”.  

La investigación se basó en este aparato ginecológico utilizado desde el siglo II a.C., que por más de 150 años no se ha modificado, lo que envuelve una problemática de la que poco se habla y en la que convergen varios factores, tanto físicos y psicológicos como sociales, incluido que se trata de una herramienta que a veces resulta determinante ante la decisión de asistir o no a una consulta, debido a la incomodidad que provoca y por su aspecto estético, lo que conlleva el riesgo de contraer cáncer cervicouterino, que puede prevenirse con revisiones periódicas. 

El nombre del dispositivo –NINFEM– viene de ninfa, que significa mujer hermosa que vive en la naturaleza y, entre tantas, está Eco, a quien robaron la voz; “este proyecto no sólo me regresó la voz, sino que me confrontó con mis heridas femeninas, acercándome al autoconocimiento y la aceptación de la femenino, así como al cuestionamiento, la reflexión, la ruptura de paradigmas y, sobre todo, a la empatía”.  

Una mujer diseñando para ellas representa una iniciativa innovadora, creativa, feminista, socialmente responsable y reflexiva, al ser una propuesta por y para ese segmento de población que pretende brindar una alternativa de tratamiento ginecológico e invita a reflexionar y a alzar la voz ante sus inconformidades, generando un sentido de responsabilidad y orgullo de la femineidad. 

“En lo personal elijo ser esa mujer diseñando para mujeres y recordarles que sí tenemos elección de cambiar la realidad haciéndola más agradable”. 

Luego de felicitar a la egresada, el doctor Fernando De León González, rector de la Unidad Xochimilco, destacó que uno de los planteamientos de esa sede universitaria es que durante sus estudios, los alumnos sean capaces de desenvolverse en el campo profesional y “sé que en esta Licenciatura hay profesionales muy buenos con quienes con seguridad hubo muchas horas de intercambio con el personal académico, tanto en el concepto como en el desarrollo del aparato”. 

El programa de Diseño Industrial de este campus se encuentra en proceso de autoevaluación, lo que va a conducir a su acreditación, “porque tenemos todos los elementos para que esto ocurra y se posicione en el panorama de la educación de esta disciplina en México”. 

El doctor Mauricio Jalife Daher, representante del despacho Jalife Caballero y Asociados, el cual formó parte –junto con la Oficina de Gestión y Emprendimiento de la Unidad– del registro y la asesoría de propiedad intelectual del dispositivo, también felicitó a Rosales Dávila y señaló que al colaborar con instituciones de educación superior “nuestra firma alcanza el mejor de sus objetivos, porque se conjugan factores muy valiosos en términos de la innovación generada por jóvenes universitarios emprendedores”. 

A veces este mecanismo se mira en dos etapas: la de protección, en la cual se encuentra NINFEM, y la de defensa de los derechos, sin embargo, en realidad se trata de un asunto mucho más largo en el que puede participar en el diseño, la concepción y los principios que inspiraron las decisiones de creación; la intención es que desde el comienzo el inventor sepa en qué consiste todo el proceso y de qué beneficios puede disfrutar a lo largo del mismo.

Comentarios de Facebook