Redacción

Todos los días más mexicanos se suman a la moda circular y buscan romper con el estigma de la ropa de segunda mano. No solo por su preocupación por el medio ambiente respecto al impacto del fast fashion, sino también para ayudar a sus carteras y las de las usuarias que venden sus prendas.

En Europa, empresas como H&M invirtió en Sellpy, con el objetivo de impulsar la venta de ropa de segunda mano. Por lo que en Latinoamérica, Vestuá decidió formar parte de estas cifras y abrirse paso en el mercado, no solo en Chile sino también ampliando su mercado a México y en un futuro a Brasil y Colombia.

“Estamos buscando convertirnos en los líderes del mercado de la moda de segunda mano en Latinoamérica. México es un mercado mucho más amplio y demandan el mismo servicio que en Chile, que es poder vender y comprar moda sustentable”, afirmó Joaquín Zavala, co fundador de Vestuá.

De acuerdo a data del mercado de reventa estadounidense, 33 millones de consumidores compraron ropa de segunda mano por primera vez en 2020, el 76% de los cuales planea aumentar su gasto en artículos usados en los próximos cinco años.

Los datos de eBay revelaron que en 2021 se vendieron dos artículos de moda de segunda mano cada tres segundos entre enero y julio en el Reino Unido, con un 30% más de artículos vendidos en junio de 2020 en comparación con marzo.

“El concepto de ropa usada ha migrado mucho. Hoy lo que conocemos como moda sustentable ha hecho que todo evolucione. No tiene por qué ser ropa vieja, con olor y en mal estado. Esta ropa está prácticamente nueva”, agregó Santiago Valdés, co fundador de Vestuá.

Un estudio del sector de venta de ropa de segunda mano en Estados Unidos encontró que el comprador de segunda mano promedio adquirió alrededor de siete artículos de segunda mano en el último año que normalmente habría comprado nuevos, desplazando más de 542 millones de artículos de ropa nueva.

Las usuarias reconocen este cambio, razón por la cual muchas de ellas ahora buscan entrar en la venta. Estas tendencias harán que la reventa sea la parte más dinámica y acelerada del mercado de la indumentaria durante la próxima década. Vestuá busca facilitarle el trabajo a las usuarias al hacerse cargo de todo el proceso de recolecta, revisión, publicación de las prendas, la venta y el envío de las mismas para que ellas reciban su comisión directamente en su cuenta.

La compra y venta de ropa de segunda mano apoya y favorece uno de los principios de la economía circular: mantener productos y materiales en uso y plataformas como Vestuá buscan apoyar a la economía de las usuarias y el medio ambiente.

Comentarios de Facebook