Diego Ríos

Invitados por el chef Jorge Reynoso, El Indeleble fue a conocer un nuevo restaurante que abrió sus puertas apenas semanas atrás, se trata de Rossopomodoro, es un lugar acogedor que conjuga el sabor de la cocina de “la nonna” con los asados del norte de México, para ofrecer experiencias sensoriales excepcionales.

Rossopomodoro, ubicado en Zacatecas No. 139, tiene un innovador concepto llamado “Carbone Cucina”, que reúne la herencia culinaria familiar de Reynoso, cuya abuela era de ascendencia italiana, específicamente de la ciudad de Turín; y su abuelo era originario del norte del país, de Nueva Rosita, Coahuila.

Tuvimos la experiencia de hacer nuestra propia pizza, y gracias a la guía siempre amable de Olimpia Calderón, jefa de cocina de Rossopomodoro los resultados fueron sobresalientes.

El concepto se construyó con base en los viajes y experiencias de sus fundadores, quienes se esmeran por compartir con los comensales platillos memorables. Es un establecimiento que inspira el disfrute y la convivencia.

La misión de Rossopomodoro es ofrecer comida hogareña, deliciosa y reconfortante, con todo el sabor de una trattoria, pero en un ambiente moderno y contemporáneo.

Para resaltar los sabores, los platillos se preparan al carbón, siempre utilizando ingredientes frescos y de la mejor calidad. El pan y las salsas son hechas en casa, para completar el concepto de una comida deliciosa y tradicional.

Rossopomodoro desarrolló su carta de coctelería en función de los ingredientes de los platillos del menú, para completar la experiencia culinaria.

Algunos de sus platos y postres estrella son: Alcachofa al carbón, Coliflor rostizada con pesto casero, Lasaña con brisket, Pizza con flor de calabaza, Pizza con hongos y trufa negra, los indispensables Canolis y el clásico Tiramisú.

Además, se perfila como un restaurante de concepto abierto y completamente “instagrameable”, con una decoración envolvente que invita al visitante a vivir grandes momentos al lado de familia o amigos, disfrutando de buena comida y cocteles para todos los gustos. Rossopomodoro también es pet friendly, por lo que los comensales pueden visitarlo con sus mascotas, que serán bienvenidas y podrán estar al lado de sus dueños.

Comentarios de Facebook