Eduardo Guevara

Una de las acciones más importantes que debe realizar una persona diariamente, es cuidar de su salud dental, mantener dientes, encías y lengua sanos proporcionará un bienestar general, un buen aspecto a la sonrisa de la persona y lo hará sentirse bien y seguro al hablar.

De acuerdo a datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, el país tiene un grave problema de salud pública, 90% de los mexicanos padecen de problemas de salud bucal, debido a los malos hábitos alimenticios y del cuidado y limpieza de la boca.

Lo anterior se deriva a que muchas veces se desconoce la importancia de los cuidados que se deben seguir y las consecuencias que se derivan de una enfermedad bucal.

Por ejemplo, en ocasiones las caries son consideradas una dolencia menor, sin embargo, afectan aproximadamente 10 millones de niños en México, de acuerdo a datos de la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud, lo que representa un grave problema de salud bucal en el país.

Debido a lo anterior y para reducir significativamente el desarrollo de caries, enfermedades en las encías, la pérdida de alguna pieza dental o en una enfermedad periodontal, es primordial contar con una rutina diaria de cuidado que consiste en lo siguiente:

Cepillarse dientes y encías – Actividad diaria después de cada comida o al menos tres veces al día, esto evitará que los alimentos se acumulen y generen un cambio en el PH de la saliva. La saliva evita la acumulación de sarro y el desgaste del esmalte en los dientes. Esto ayudará a mantener sanos y limpios los dientes.

  • Es importante cambiar el cepillo de dientes cada 3 – 4 meses o cuando las cerdas estén deformadas, debido a que facilita la adición de bacterias al mismo.
  • Los dientes de arriba se cepillan hacia abajo, los dientes de abajo se cepillan hacia arriba, tomando en cuenta que se deben cepillar por su cara interna y externa.
  • La duración del cepillado debe ser mínimo de 3 minutos y debe abarcar todas las superficies de los dientes.
  • El cepillado nocturno es especialmente importante, debido a que la generación de saliva por la noche es menor y la saliva evita la acumulación de sarro; así como el desgaste del esmalte.

Utilizar hilo dental – Se recomienda su uso por lo menos una vez al día, esto ayudará a eliminar los alimentos acumulados entre los dientes.

  • El hilo dental ayuda a la limpieza de los espacios más inaccesibles, que son precisamente los puntos en los que suele iniciarse las caries o la enfermedad periodontal, (debajo de la línea de las encías y entre los dientes).

Cepillado de lengua – La lengua es el principal lugar en la boca donde se acumula la mayor cantidad de bacterias, por lo que es indispensable limpiarla diariamente, lo que ayudará a mantener un aliento fresco y una buena salud oral.

  • Para la limpieza de la lengua existe un instrumento llamado limpiadores linguales.
  • Debe limpiarse primero la parte central de la lengua, introduciendo el limpiador lingual hasta el fondo de la lengua y arrastrándolo hacia la parte delantera de la boca.
  • Se seguirá el mismo proceso con ambos lados de la lengua, siempre limpiando el limpiador lingual antes de volver a utilizarlo.
  • Al término deberá enjuagarse con agua abundante.

Al finalizar la limpieza del cepillado como complemento, el uso de enjuague bucal, ayudará a eliminar los restos de suciedad, mantener una sensación de higiene y un aliento fresco.

  • El enjuague bucal no es un sustituto al cepillado.
  • Debe aplicarse depositando una pequeña cantidad de líquido en la boca y dejando que circule por toda la boca durante 30-60 segundos.
  • No debe ingerirse y es aconsejable no enjuagarse la boca con agua tras su utilización.
  • Evitar ingerir alimentos o masticar chicle hasta después de media hora del enjuague, con ello se disminuirá la permanencia de los activos sobre los dientes y, por lo tanto, su eficacia.
  • El uso de enjuague bucal se recomienda a partir de los 6 años.

El cuidado bucal va más allá de la rutina de lavado de dientes, también deberá llevarse una dieta sana y equilibrada, evitando las comidas fuera de horas en especial del consumo de alimentos ricos en almidones o azúcares refinados.

El consumo de agua entre comidas, ayudará a la generación de saliva.

Otra de las acciones que se deben realizar anualmente son las visitas al dentista, 1 o 2 veces al año, se recomienda realizarse una limpieza dental y revisión en la cual se conocerá el estado de salud bucal con lo que se podrán tomar acciones y las medidas para prevenir enfermedades periodontales.

Así mismo el dentista podrá recomendar el uso de los productos adecuados dependiendo de las necesidades de cada paciente.

Comentarios de Facebook