Redacción

Ante el anuncio emitido por la Secretaría de Salud federal de que a partir del próximo lunes 21 de junio, la Ciudad de México regresará al semáforo epidemiológico amarillo, la Autoridad Educativa Federal en la Ciudad de México (AEFCM) informó que se suspenden todas las actividades presenciales en escuelas públicas y privadas de Educación Básica, Normal.

Por lo anterior, las escuelas y sus respectivos padres de familia que en común acuerdo hayan convenido regresar a la modalidad presencial, deberán hacerse cargo de cumplir las siguientes actividades, previa autorización de la autoridad educativa:

Jornadas contra el rezago escolar; asesoría pedagógica; apoyo psicoemocional; acciones de limpieza y sanitarias; trámites escolares; utilización de equipos y servicios (computadoras, internet, impresoras, TV, etc.); uso de infraestructura escolar (auditorios, canchas deportivas); acciones de construcción y mantenimiento; sesiones de órganos colegiados del plantel educativo; y las que determine el Comité de Salud Escolar.

Además, se deberán cumplir las siguientes medidas de prevención:

  • Cuando se reporte algún caso del virus SARS-CoV2 (COVID-19), el CCA suspenderá sus actividades.
  • Sesiones de 45 minutos.
  • Operar los filtros escolares.
  • Sana distancia (2 metros entre las sillas, mesas, bancos, etc.).
  • Uso de cubrebocas o pañuelo sobre nariz y boca.
  • Asistencia escalonada.
  • Límite del 40 por ciento diario de la población escolar.
  • Establecer un máximo de educandos y docentes, dentro de cada salón de clases.
  • Priorizar el uso de espacios abiertos.
  • Limpiar permanentemente mobiliario y equipo después de cada clase. 
  • Evitar asistir a las sesiones del CCA en caso de algún síntoma de sospecha de COVID-19, entre otras.

El regreso a clases presenciales se dio a raíz de que la Ciudad de México llegó al semáforo verde, momento en el que la Autoridad Sanitaria Federal consideró el momento ideal para un retorno seguro a todas las actividades. No obstante, desde el anuncio del retorno a los salones se especificó que los padres estarían en libertad de decidir la conveniencia de llevar a los niños a las aulas o mantener las clases de manera virtual. De igual forma, se estableció que de regresar al semáforo amarillo o incluso al anaranjado, todas las actividades presenciales serían suspendidas.

Comentarios de Facebook