El día 20 de noviembre, en las instalaciones del Teatro El Granero, Xavier Rojas, se realizó la conferencia de prensa de Trilogía del 68 donde, su elenco, la autora de las obras y el director de las mismas, pudieron compartir los motivos que dieron origen a esta propuesta escénica, que ha ido mutando en un proyecto cada vez más consolidado y multidisciplinario.

“Cada vez que retomamos este tema, nos damos cuenta de que nos supera y nos incentiva para encontrarle otra perspectiva. Prácticamente es un tema inagotable y nos entusiasma”, comenta Alexandro Guerrero, director de estas puestas en escena.

La trilogía tiene dos principales lenguajes: prosa poética y diálogos que exponen un debate crítico del momento histórico que reflejan, todo a partir de la investigación rigurosa que realizó Tania Campos Thomas de lo que, al paso de los años, tiene que decirnos la obra de tres autores fundamentales en las letras y la historia de México: Elena Garro, José Revueltas y Carlos Montemayor. Esto, basado en testimonios e investigación documental que sustenta lo que la trilogía expone.

La autora plantea de forma objetiva la historia de su familia, lo que vivió durante el movimiento estudiantil del 68 activamente, siendo su padre encarcelado, torturado, estigmatizado y exiliado en Chile, así como encontrar su versión de lo que fue el 68 y lo que nunca se dijo ni contó del movimiento.

De esta manera, por medio de tres obras que pueden verse de forma integral o independiente, se conocen hechos que no fueron los que se contaron en la versión oficial ni no oficial del 68, sino que son historias alternas que bien reconstruyen otra cara de tan fundamental momento histórico.

Al término de dicha conferencia, se llevó a cabo el ensayo general de Eper, la primera de las obras que integran la trilogía y donde Paola Medina representa un monólogo que pone los cimientos para comprender cómo inicia esta historia personal que se enlaza con el destino de una historia nacional.

En dicho montaje, conocemos cómo una migrante vive el fenómeno, el estigma y la persecución, así como el destierro y las prácticas del añejo régimen que reprimió y persiguió a aquellos que manifestaran su inconformidad y cuyo desenlace fueron, la matanza de Tlatelolco, la desaparición de personas y el encarcelamiento masivo de participantes del movimiento del 68.

Después de Eper, continúan No corran, es una provocación, y Elena: la censura de los buitres, que se estarán presentando de manera consecutiva y donde sabremos qué otros hechos no se dijeron y por qué, para que se siguiera hablando del 68 como se ha hecho hasta el momento.

Así mismo, la trilogía será, en próximas fechas, un libro que cuente estas verdades y que ha sido ilustrado por Luis Pérez Gay, con el que podamos acercarnos con más certeza a esto que ocurrió hace ya 51 años y que continúa siendo un sino para la nación.

Redacción

Comentarios de Facebook