Redacción

Con el regreso paulatino a las actividades cotidianas, llega la hora de modificar nuestros hábitos y con ello, es momento de dejar más tiempo a solas en casa a los perrhijos. Con la pandemia se reforzó el apego de nuestras mascotas y se intensificó el vínculo con nosotros, por ello, este cambio de rutina puede propiciar ansiedad a nuestros peluditos amigos, por el estrés que les genera quedarse solos de golpe.

Algunas conductas que podría presentar son ladridos frecuentes, lloriqueos, perseguirte constantemente cuando te predispongas a salir de casa, destrucción del mobiliario del hogar, así como eliminación inadecuada de heces u orines en sitios en donde no lo hacía antes.

¿Cómo podemos contribuir a disminuirles esta sensación?, nuestros amigos de Full Life, nos comparten los siguientes consejos que apoyarán a tu mascota a sobrellevar este proceso:

  • Lo primero que deberás hacer es ayudarlo a incrementar su acondicionamiento físico. Establece rutinas que cada día sean más prolongadas; por ejemplo, si actualmente sus paseos son de 20 a 30 minutos, auméntalos a 40 o 45 minutos. Esto lo ayudará a liberar más energía y evitar mal comportamiento.   
  • No lo fuerces a sociabilizar con otras mascotas, es preferible dejar que tu perrito sea quien tome la iniciativa para acercarse y jugar con ellos. Recuerda que él también está regresando a la normalidad.
  • También alarga el tiempo de juegos al interior del hogar. Es momento de regalarle una nueva pelota, peluches o juguete con cuerdas. El objetivo es ir acostumbrando a tu perrhijo a su actividad habitual, pero sin forzarla de golpe y que mejor que con un nuevo y divertido incentivo
  • Cuando salgas de casa, no hagas mucho alarde de ello, para que tu perrhijo se acostumbre a que es una actividad muy normal en sus rutinas. Lo que si puedes hacer, es dejarle una prenda tuya en su cama, para que cuando extrañe tu presencia, pueda olfatearla y sentirse un poco más cerca de ti.
  • Déjale algunos premios hechos a base de carne fresca de res o tocino de cerdo escondidos por los rincones de la casa, para que incentiven su olfato y se entretenga buscándolos. O bien, introdúcelos en alguna botella de plástico para que pueda pasar un buen tiempo divirtiéndose.
  • También puedes dejarle una lámpara encendida, especialmente cuando no hay luz natural, para permitirle ver mejor y hacerlo sentir más seguro. Además, para evitar un silencio total en la casa que pueda hacerlo sentir incómodo, dejarle la radio encendida en un volumen moderado será de gran ayuda.
  • Cada que regreses a casa dedícale tiempo de calidad. Retribúyele su euforia al saludarte y regálale algunas caricias y besos, que le demuestren que tú también lo extrañaste pero que es seguro que volverás. Premia cada buen comportamiento para ir reforzando las rutinas habituales.
  • Busca brindarle un alimento que en su formulación contenga fitonutrientes naturales como vegetales, frutas, cereales, legumbres, granos y frutos secos, para ayudarlo a motivar la producción de serotonina, la llamada “hormona de felicidad” y así apoyarlo a disminuir la ansiedad.
  • Además, estos ingredientes lo ayudarán a fortalecer su sistema inmune, muy esencial ahora que iniciamos temporada de frío, también mejorarán su digestión y maximizarán la absorción de nutrientes para mantenerlo sano y fuerte. ¿qué tal si prueban un nuevo alimento con proteína de cordero y arándanos? de ser altamente digestible, favorecerá el fortalecimiento de su salud intestinal.

Tras la contingencia, el reto actual es asegurar un buen programa de alimentación, ejercicio y visitas al médico veterinario, para hacer frente al sedentarismo y los estragos que pudieron causar “las probaditas” que le dábamos de más, al estar nosotros más tiempo en casa. Con estas sencillas pero significativas acciones, podrás ayudar a evitar episodios de ansiedad por separación en tu perrhijo, cuando todo vuelva a la normalidad.

Comentarios de Facebook