Patricia Guillén

La gastronomía mexicana está de fiesta, por primera vez en su historia, un representante de esta tradición culinaria llegará más allá de toda frontera en nuestro planeta: llegará a Marte. Se trata de La papa que quiso ser albóndiga, de Brayan Arturo Pérez Morales, tesista de la doctora Alaide Jiménez Serna, docente del Centro de Investigación y Capacitación en Gastronomía de la Universidad del Claustro de Sor Juana.

Esta receta, 100 por ciento mexicana, será elaborada por la NASA para alimentar a los astronautas que viajen al planeta rojo, lugar de nuestra galaxia donde se planea cultivar este tubérculo.

La papa que quiso ser albóndiga, elaborada en un 90% papa y 10% machaca de res.

Brayan Arturo Pérez Morales y Cara Schettino Sánchez, está última, ganadora de mención honorifica por la elaboración del postre llamado Potabrü-D, son los mexicanos que participaron en Alcalá de Henares, España, en el concurso La patata marciana, convocado en agosto pasado por el Centro de Astrobiología asociado al NASA Astrobiology Institute, el Centro Internacional de la papa, la Universidad de Ingeniería y Tecnología, el ayuntamiento de Alcalá de Henares y la Fundación Albireo Cultura Científica.

Potabrü-D.

Su objetivo principal fue elaborar una receta que cumpliera con todas las características para ser puesta en práctica dentro de futuras bases espaciales de las Administración Nacional de Aeronáutica y Espacio en Marte.

En la actualidad, los astronautas juegan un papel importante en el proceso de selección de sus alimentos. Seis meses antes de una misión, visitan el laboratorio de Sistemas de Alimentos Espaciales en el Centro Espacial Johnson en Houston, Texas, Estados Unidos.

Comentarios de Facebook