Redacción

La Junta Directiva de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) designó a la doctora Verónica Medina Bañuelos rectora de la Unidad Iztapalapa para el periodo 2022-2026.

La ingeniera biomédica y maestra en Ciencias por esa sede académica es doctora en Ingeniería Biomédica por la Université de Téchnologie de Compiègne, Francia y profesora Titular “C” del Departamento de Ingeniería Eléctrica; coordinó la Licenciatura en Ingeniería Biomédica (1986-1988) y figura entre las fundadoras del Área de Procesamiento Digital de Señales e Imágenes Biomédicas, de la que fue jefa (1993-1998), así como del Posgrado en Ingeniería Biomédica (1999- 2002), el Doctorado en Ciencias (2002-2005).

La directora de la División de Ciencias Básicas e Ingeniería en el periodo 2006-2010 y actual coordinadora de Desarrollo Académico e Institucional del campus propone continuar el fortalecimiento del sentido de comunidad e identidad entre autoridades, profesorado, alumnado y personal administrativo, lo cual requiere identificar y reconocer los problemas que “enfrentamos y nuestras debilidades pero, sobre todo, valorar las fortalezas de nuestra Unidad”.

Las tareas prioritarias durante su gestión serán procurar las condiciones para un regreso seguro después del confinamiento prolongado impuesto por el COVID-19, además de asegurar el cumplimiento del plan de reconstrucción de la infraestructura dañada por el sismo de 2017.

El retorno a las actividades presenciales en un panorama físico diferente y las nuevas dinámicas de conducción de la docencia plantean situaciones inéditas, que entrañan retos comunes que requerirán de la colaboración y la integración, subrayó la Rectora, quien buscará seguir fortaleciendo las acciones de la Unidad de Acción para la Prevención y Erradicación de la Violencias de Género; la Inclusión con Equidad y el Respeto a las Diversidades para avanzar en la concientización y sensibilización en aspectos transversales de perspectiva de género y sustentabilidad, así como los programas de incorporación a la vida universitaria, privilegiando el Consejo Académico como el espacio donde se dirimen las diferencias y alcanzan consensos y acuerdos entre los sectores.

Otra de las tareas inmediatas de su encargo será atraer a más y mejores aspirantes de licenciatura, toda vez que el desfasamiento en los procesos de admisión debido a la huelga de 2019 y por el aislamiento para abatir los contagios por SARS-CoV-2 llevó a una reducción dramática de solicitantes: de 16 mil en 2018 a nueve mil 603 en 2020.

También apoyará la continuidad de la investigación que realiza la planta docente, reflejada en una sólida producción científica de más de mil cien artículos o capítulos especializados y de 76 libros en 2020, por parte de las divisiones de Ciencias Básicas e Ingeniería; de Ciencias Biológicas y de la Salud, y de Ciencias Sociales y Humanidades.

La doctora Medina Bañuelos considera que todo cambio es una oportunidad para mejorar y marchar hacia “el logro de metas comunes que permitan fortalecer nuestro sentido de identidad y pertenencia, poniendo a prueba la solidaridad y la colaboración”, entre otros conceptos.

La integrante del Sistema Nacional de Investigadores, Nivel I, enfatizó que el regreso a las instalaciones, después de una ausencia prolongada, “nos pone en actitud optimista, deseosa de convivir con nuestros colegas docentes y administrativos, y con nuestros jóvenes estudiantes, que nos alimentan de su espíritu renovador”, por lo que anticipó que durante su gestión trabajará para que esa sede universitaria se consolide como un referente de calidad en la formación de recursos humanos con un modelo académico propio.

Fundamental será que las actividades sean reconocidas y trascendentes –dentro y fuera de la Institución– “por su aportación al conocimiento, el desarrollo científico y a la solución de los grandes problemas de nuestra sociedad”, y que los miembros del profesorado, el alumnado y el personal administrativo se sientan orgullosos de pertenecer a una comunidad en un ambiente de respeto, tolerancia e inclusión.

La rectora sostuvo que la comunidad universitaria se esfuerza constantemente para lograr que la Unidad Iztapalapa de la Casa abierta al tiempo sea reconocida por la sociedad por su contribución al saber científico y humanístico en las disciplinas que cultiva y que se consolide como lugar de formación de seres humanos competentes para impulsar su posterior desarrollo profesional e inserción al mundo laboral.

Comentarios de Facebook